jueves, 10 de septiembre de 2009

"SANGRE PATENTADA" (continua en comentarios)



Capitulo , nº 1

La jornada laboral había concluido para el resto de sus compañeros y como cada tarde, Alfredo Villazán, recogía, solo por encima, su alborotada mesa de trabajo, para ir a tomar una infusión de te al bar del polígono industrial, antes de continuar con el proyecto que estaba a punto de dar por concluido tras varios meses de intensa faena en los que había sacrificado tiempo de estar con su familia y algo de salud por terminar a tiempo el encargo realizado por sus jefes para una potente multinacional americana. Alfredo, a un paso de cumplir los cincuenta años era el mayor de tres hermanos de una familia humilde de Zaragoza, que se había esforzado por escalar dentro de su empresa desde que entrara en la misma siendo tan solo un mozalbete que había emigrado a tierras catalanas en busca de fortuna.

Cretovall SL, era una gran empresa creada en los años cincuenta por tres prestigiosos ingenieros industriales procedentes de Tarragona, que supieron aunar esfuerzo y capital para crear espléndidas soluciones que encajaban en las maquinarias industriales de otras importantes empresas europeas y americanas. Los señores, Creus, Torrent y Vall, fueron avanzando desde lo que fue un pequeño taller anexo a dos oficinas en sus comienzos hasta fraguar una de las mayores empresas de diseño industrial y fabricación de maquinas de Europa. Así, Villazán, con casi cuarenta años de empresa a sus espaldas había visto y vivido la transformación del negocio en primera persona, dedicando cuerpo y alma su vida por conseguir aprender un oficio que conjugado con los estudios que cursaba por libre le había servido para adelantar a muchos de sus compañeros en la ardua tarea de llegar a ser jefe de proyectos de la empresa.

Admirado por compañeros y explotado por sus actuales jefes, herederos del patrimonio y la marca fundada por sus progenitores, que menospreciaban sus trabajos con la intención de no perderlo ante otra empresa mejor pagadora, Alfredo, valoraba su trabajo sin importarle demasiado el golpecito en la espalda de sus nuevos patrones. Sabía que era el mejor en su trabajo y así lo demostraba con cada uno de los proyectos que le eran asignados…”

144 comentarios:

mary dijo...

" SANGRE PATENTADA " suena bien.
mañana es fiesta en toda Cataluña,por suerte tengo un fin de semana largo...asi que ya estoy preparada para todo lo que este relato me ofrezca,RISAS, LLANTOS, AMOR,ODIO...estoy segura que lo disfrutare igual o mas que los anteriores...MAESTRO acostumbras a superarte en cada relato...GRACIAS por regalarnos tus letras y llenar
"MI MOMENTO".

Un beso!!!!!!

Liliana G. dijo...

¿Y ahora como duermo? Luego de este capítulo de introducción quiero saber cómo sigue...

Por favor Salmorelli, no demores mucho con el capítulo nº 2, el título promete, como dice Mary, y vos sos una verdadera caja de sorpresas.

Te sigo...

Besotes.

Lola dijo...

Maestro, este relato no me lo pierdo, lo seguiré desde el principio.

Un beso grande

mary dijo...

MAS TE VALE LOLA !!!!! Y SI, ES UNA AMENAZA JAJAJAJJJ
ANDA GUAPA QUE LO VAMOS A PASAR GENIAL CON ESTE RELATO,ESTOY SEGURISISIMA.

BESITOS LOLA!!!

javi dijo...

¡¡Vaya, vaya!! Esto estará interesantisimo.

Maestro siga

salmorelli dijo...

“CAPITULO Nº 2


…A su regreso del paréntesis laboral se topó en los pasillos de las oficinas con Encarna, hija del señor Vall, que en paz descanse, y actual jefa de marketing del negocio.

- Buenas tardes, señorita Vall.-dijo al ver a la atractiva joven, que abandonaba también la empresa a esas horas de la tarde.-
- Buenas tardes, Alfredo, ¿aún trabajando? –preguntó con ironía.-
- Si, ya casi tengo terminado el proyecto para “Ilustrum”-contestó en referencia a la empresa alemana a la que le estaban trabajando.-
- Muy bien, pero descanse hombre, que también tiene usted familia.

Al despedirse de ella no pudo evitar volverse para mirar los distinguidos pasos que hacia la puerta de salida daba la heredera con parsimonia sabiendo que era objeto de deseo de muchos de los trabajadores de su empresa. Cuando entró de nuevo en su oficina noto algunas cosas cambiadas de sitio. Villazán, dentro de su desorden era bastante ordenado y con ciertas manías que le imposibilitaban dejar sus útiles de trabajo fuera del que él consideraba su lugar y donde debían de estar colocados. (¿Pero quién iba a trastear en su mesa de trabajo? ¿Si la señorita Vall, era la última en salir? Pensó).

Sin echar muchas más cuenta a aquél incidente continuó trabajando en su ordenador hasta que dieron las once de la noche, hora que se había fijado o más bien le había impuesto su esposa con cariño para que regresase a casa y al menos le diera tiempo para echar un rato de charla antes de que se marchasen a la cama.

Rosa, que era el nombre de su mujer, llevaba prácticamente toda la vida junto a Alfredo y había pasado verdaderas calamidades junto a él para sacar la casa adelante y criar a sus dos hijas, Alicia y Marta. Dedicada a las tareas domésticas menos cuándo iba a realizar tareas de limpieza a casa de los Sres. Miravent, para conseguir una ayuda monetaria complementaria con la que contribuir al pago de la hipoteca y de otras deudas, Rosa, se sentía una mujer feliz y alardeaba ante sus amigas de lo importante que era el puesto que ocupaba su esposo dentro de su empresa…”

mary dijo...

Me gusta!!!! ya estoy registrando personajes...Señorita vall,Rosa,Alicia ,Marta,Sres.Miravent,y el difunto Sr.Vall,que aunque sea difunto no me sorprenderia nada su participación en el relato y esque con tu imaginación ni los difuntos descansan jajajaj...Bueno continua cuando quieras yo sigo espectante a la historia.

Un bacio!!!
(progresas adecuadamente)

Liliana G. dijo...

Epaaaa, esa aparición de la sugerente señorita Vall y de la tan confiada Rosa... hummmm ya mete un poco de incertidumbre, por no decir bastante.
Bieeeen Salmorelli, avanti que necesitamos saber...

Besazos.

sueños dijo...

Nuevas sensaciones y emociones nos propone nuestro embriagador amigo. Adelante, continue creando una fábrica de de intriga y suspense para sus seguidores. Le seguiré como es habitual.

annasunn dijo...

Bueno! Prontito relato nuevo. Así me gusta que no nos dejes mucho tiempo. Me muero de ganas ya de saber,la de cosas que le sucederan a Alfredo,con lo normalito que parece.

salmorelli dijo...

“CAPITULO Nº 3


…- ¿Realmente pensáis que no está al tanto de nuestra operación? -preguntó, Jacobo Torrent, a la sazón presidente de la empresa.-
- No hay porqué desconfiar de Villazán, es inofensivo.-contestó, Encarna Vall.-
- No debemos menospreciar su inteligencia, y el proyecto de “Ilustrum” tiene un tufo difícil de escapar para un especialista como Villazán.-añadió, la directora de marketing.-
- ¿Tú que piensas, Jordi, no tienes nada que aportar a esta conversación? –preguntó de nuevo, Torrent, a Jordi Creus que junto a su hermano pequeño dirigían la contabilidad de Cretovall SL y conformaban junto a los anteriores los puestos más representativos en el consejo de administración de la misma.-
- Jacobo, yo pienso igual que Encarna, todo este asunto se escapa de la mente de Alfredo.-contestó el contable.- pero te rogaría que evitásemos este tipo de encuentros en la empresa, porque mi hermano debe continuar sin enterarse de nuestro acuerdo y a través de estas paredes se escucha más de la cuenta.-
- Te vuelvo a reiterar que no debes preocuparte por eso, ya te he dicho que para lo bueno y lo malo somos los tres los que estamos metidos en esta historia, comprendo perfectamente que sería un completo error involucrar al honrado de Lluis en esta parte del negocio.

Tras entablar esta conversación, Encarna y Jordi, abandonaron el despacho del jefe supremo del negocio y acudieron a sus respectivos despachos para comenzar la jornada laboral. En las oficinas técnicas mientras tanto, Villazán, daba instrucciones a sus subordinados para comenzar a ensamblar las partes distribuidas en los ordenadores de cada uno de ellos y poder dar así por concluido el proyecto.

- Ramón, estas piezas creo que una vez pasadas a taller pueden acarrearnos algunos descuadres en su ensamblaje.-dijo a uno de ellos, que junto a él era de los más veteranos en la fábrica.-
- Pasados por la fresadora, el ajuste debe ser perfecto Alfredo.
- No sé, tengo mis dudas y el tiempo de entrega se nos cae encima.
- Deja de preocuparte hombre, llegaremos a la fecha de entrega de sobras, pero como te dije en un principio, eso de tener que dejar ciertos cabos de la máquina abiertos para que lo concluyan los ingenieros de “Ilustrum” me suenan bastante extraño.-añadió, Ramón.-
- ¿Extraño? , no sabemos realmente cuales son los productos que quieren sacar para la próxima campaña, así que resulta lógico que quieran dejar abierta la posibilidad de realizar algunos ajustes.-contestó, Alfredo.-
- Bien, pero piensa que han querido aprovechar la base de la “Trine 4500” para acoplarle tu maravillo invento.
- ¿Y?
- ¿Para qué necesitan una velocidad en línea superior a 400 PMN, en los productos que etiquetan?
- Ramón, el tiempo es oro para ese tipo de empresas. ¿Sabes cuanto subirá su producción al bajar de 10 minutos en el cambio de formato?
- No sé, llevarás razón, pero no termina de encajarme que realicen un desembolso tan tremendo una empresa farmacéutica de tan discreto calibre…”

mary dijo...

Ya estamos con los secretitos,pronto empieza esto a ponerme nerviosa...cuidado con el inofensivo de Illazan,aqui hay muchas jornadas de trabajo por delante y todo puede pasar...Ni los buenos son tan buenos,ni los malos son tan malos.

Un beso!!!!

Liliana G. dijo...

Bueno, ya empezamos a sacar a relucir las conspiraciones, esto me gusta, pero a la vez me intriga... ¿Cuál será ese negocio secreto? ¿A qué tanto esconderse?
Vamos Salmorelli, la acción ha comenzado, ahora se debe al público... es decir, a nosotros...

Me encanta.

Besos.

Celia Rivera Gutierrez dijo...

Muy bien que comienza esta historia, espero que el bueno de Alfredo sepa sacar partido de su trabajo y no permita que le sigan explotando. Y espero seguir este trama que se esta gestando e hilando en forma atrapante

Saludos, espero lo que sigue
Celia


PD te sigo de cerca

salmorelli dijo...

“CAPITULO Nº 4


… Ramón entregó su parte del trabajo a Villazán y regresó a su mesa de trabajo mientras su compañero y a la vez jefe bajaba al taller en compañía de los otros delineantes e ingenieros de la empresa para reunirse con el jefe de taller. A llegar allí, la señorita Vall, paseó por las oficinas técnicas acercándose hasta su puesto de trabajo.

- Buenos días, Ramón, ¿solo por aquí? –Preguntó, apoyando sus brazos en la mesa y dejando ver frente a él su insinuante escote a través del traje de chaqueta cruzado que llevaba puesto.-
- Sí, los compañeros bajaron al taller para ensamblar las partes del proyecto de “Ilustrum”.
- ¿Entonces lo tendremos todo ultimado a final de esta semana?
- Creo que sí, Villazán se lo podrá confirmar. ¿Parece un proyecto muy ambicioso para una pequeña empresa farmacéutica, verdad señorita Vall? –preguntó, queriendo sacar información.-
- Lo es. La competencia dentro de esta industria avanza a pasos agigantados y con esta máquina conseguirán destacar por encima de las demás. Quieren dar un zarpazo al resto.-contestó, Encarna, buscando convencerlo.- Y nuestra misión es dar esa oportunidad para consagrarnos en el mercado americano.
- ¿Americano? “Ilustrum” es alemana.-contestó, contrariado el empleado.-
- Si claro, en que estaría yo pensando, me refería al mercado alemán, claro está.-corrigió nerviosa la directora de marketing.-
Al quedarse solo, la idea de que el proyecto de aquella máquina no resultaba tan claro como debería y como quería venderle la atractiva joven, Ramón, comenzó a trastear entre los papeles de Villazán en busca de algún dato que se le estuviese ocultando.

- ¿Buscabas algo, Ramón? –Preguntó, Alfredo al entrar en la oficina.-
- No, necesitaba encontrar algún dato de referencia de “Ilustrum” y de sus productos para confrontar las medidas del etiquetado.-contestó, colocando los dossier en su sitio de nuevo.-
- Sabes que no me gusta que me trasteen en mi mesa, ¿por qué no has esperado a que regresara?
- Alfredo, aquí hay algo que no entiendo…
- Tú no tienes que entender nada, te vuelvo a repetir que nuestro trabajo consiste en diseñar las máquinas que nos encargan. Lo demás es cosa de los jefes.-contestó, Villazán, irritado.-

La escena, curiosamente era contemplada por las cámaras de vigilancia instaladas en el despacho de Torrent, que sin parpadear observaba como Villazán arrancaba de las manos de Ramón una serie de documentos para devolverlos a su mesa.

- Encarna, puedes venir a mi despacho.-ordenó a través del interfono.-
- Dime Jacobo.-dijo al entrar en su despacho.-
- Siéntate.-indicó a su socia.-
- Uff, como me gusta que des ordenes.-contestó, Encarna, mordiendo su labio recordando los años que habían pasado juntos antes de que Torrent se casara con una joven noruega de gran fortuna.-
- No te hagas ilusiones, y atiéndeme.-indicó dejándose caer en su sillón.- Ese Ramón Barrufet, creo que sospecha algo…”

mary dijo...

Ramón hace bien en desconfiar...vaya,vaya con la Encarnita,¿ cual sera su presa ?

Un beso!!!!

salmorelli dijo...

“CAPITULO Nº 5


…- ¿Te ha dado por subir el intelecto a estos palurdos, Jacobo?-contestó Encarna.-
- ¿Palurdos? , ¿Te atreves a llamar palurdos a los mejores profesionales dentro del sector y que están a tu servicio? – Preguntó, Torrent, tirando un lapicero contra la mesa.- Óyeme bien lo que te voy a decir, no menosprecies la inteligencia de quienes te están haciendo inmensamente rica, y yo que tú vigilaba de cerca a Barrufet y a Villazán, porque no me fío ni un pelo de ellos.-añadió indignado.-
- De acuerdo, si eso te satisface ya sabes que no hay nada que me guste más que darte placer.
- Déjate de sandeces y ponte a trabajar, los americanos llegaran el viernes y no quiero sorpresas de última hora.-dijo, Torrent, despachándola con la mano mientras Encarna le guiñaba el ojo y salía de la oficina contoneándose y bajándose la falda.-

Tras un corto paréntesis para llamar a Olga, su esposa, Torrent hizo llamar a Creus, para preguntar como iban los plazos de pagos establecidos con la compañía americana que se ocultaba a la sombra de “Ilustrum”. Éste lo informó detalladamente de los adelantos realizados por dicha compañía a sus cuentas comerciales y a las extraoficiales que mantenían abiertas en Cuba para encubrir la venta del proyecto.

Casi a punto de finalizar la jornada laboral, Ramón, regresó a la oficina técnica después de llevarse casi una hora ausente de su puesto de trabajo.

- ¿Dónde has estado por amor de Dios? –preguntó alarmado, Alfredo.-
- Buscando respuestas a mis preguntas.-contestó, poniendo sobre la mesa un dossier de documentos.-
- Mira que eres cabezota, Ramón, te he dicho que olvides tus extrañas dudas y que cumplas con tu trabajo, ¿tan difícil es? , no vas a conseguir otra cosa más que te despidan de la empresa después de tantos años de servicio.
- Ocurre algo.-dijo irrumpiendo en la oficina, Encarna, con falsa tos.-
- No, nada señorita Vall, tan solo discutíamos sobre unos ajustes que le faltan a la máquina.-contestó, Villazán, a la vez que Ramón recogía los documentos que había colocado sobre la mesa de su jefe.-
- Bien, en ese caso vayan recogiendo que es hora de marchar a casa. ¿Me han entendido? –preguntó, sin mirarlos a la cara mientras abrochaba el último botón de su ceñida chaqueta.-
- Si, claro que le hemos entendido, Barrufet, ya recogía sus cosas para marcharse a casa, y yo como usted sabe saldré a tomar algo y regresaré como siempre para echar un rato más.
- Entonces no me ha entendido bien, les estoy diciendo hasta mañana a los dos. Mañana será otro día y llegaran ustedes con las mentes más despejadas, háganme caso y márchense a sus respectivas casas.-ordeno, Encarna, saliendo de la oficina.
- De acuerdo, señorita Vall, así lo haremos.-contestó, Alfredo, con la intención de que lo escuchara despedirse.-
- ¡Ves! , esa zorra esconde algo, Alfredo.
- No hables así de la señorita Vall, Ramón, lleva razón nos vendrá bien descansar para ultimar el proyecto…”

mary dijo...

En este relato hay mucho tufo,no se que pasara,pero desdeluego engancha y mucho...Progresas adecuadamente.

Un beso.

apm dijo...

Salmorelli... me encanta cuando te leo en la Hostería (sobre todo los diálogos de la Pitoné y la Carmen, que, como ya sabes -pues te lo decimos todos hasta la saciedad-, son absolutamente geniales), y también me ha gustado leerte en este blog de relatos, me gustó éste que, está digamos en su presentación, queda la intriga (supongo), y opino igual que ese espectro triste y acuoso del relato de la piscina: escribes muy bien y transmites maravillosamente bien los sentimientos.

Un besote enorme, gordo y sonoro

salmorelli dijo...

“CAPITULO Nº 6


… Al despertar un nuevo día, las encargadas de la limpieza de Cretovall SL, realizaban sus tareas cuando Alfredo, como de costumbre, era el primero en fichar en el reloj de la empresa. Nuevamente, al entrar en su oficina, observó algo de revuelo en sus carpetas y documentos pero en esta ocasión lo achacó quizás a que en la tarde anterior con las prisas que les impuso la señorita Vall olvidara ordenar su mesa como era hábito en él.

Transcurrida una media hora desde su llegada comenzaron a llegar el resto de compañeros y jefes de la fábrica, pero con extrañeza comprobó que Ramón Barrufet no había llegado aún a trabajar. A eso de media mañana, asustado ya por la situación, decidió llamar a su casa para asegurarse de que no sucedía algo importante, pero sin darle tiempo a marcar su número de teléfono la señora de Barrufet irrumpió en la oficina presa de los nervios.

- Elisa ¿Qué sucede? –preguntó, Alfredo, saliendo a su paso.-
- ¡Y Ramón! ¿no está aquí? –preguntó, angustiada.-
- No, Elisa, tranquilízate.
- No ha vino esta noche a casa y su móvil está apagado.-dijo tomando aire.-Intenté llamar a tu casa, pero me pareció muy tarde para despertaros.-añadió.-
- ¿Qué ocurre? –preguntó, Encarna, entrando en la oficina.-
- Se trata de Ramón, señorita Vall.-contestó, Alfredo.- Ayer no fue a casa a dormir y hoy a la hora que es, no sabemos absolutamente nada de él.
- ¡Ay! Le habrá pasado algo.-dijo, Elisa, sollozando.-
- A ver, Alfredo, traiga un poco de agua para la señora, y usted haga el favor de sentarse aquí y tranquilizarse.-ordenó, Encarna, agarrándola del brazo para llevarla hasta una silla.- No tiene porque haberle sucedido nada a su esposo, enseguida sabremos algo. Quizás se enredara anoche de copas o …
- Mi Ramón, no se ausenta toda una noche de casa, y mucho menos sin avisar.
- Bien, respire mujer.

La noticia de la desaparición de Barrufet corrió por toda la empresa como la pólvora y desde el mismo teléfono de Villazán, comenzó a llamar a los hospitales la señorita Vall. Al mismo tiempo en el despacho de Torrent, se confundía la extraña noticia de la desaparición del técnico con el desconcierto de no encontrar en su oficina ciertos documentos relacionados con el confuso proyecto que estaban a punto de entregar a los americanos…”

mary dijo...

YA TENEMOS UN DESAPARECIDO?????...CAPITULO 6,COMO ESTARE YO EN EL 20,MAESTRO????ESTO ESTA GENIAL,ME GUSTA MUCHO.

EL,NO LEE PERO PREGUNTA,JAJAJAJAJ
UN BESO.

Celia Rivera Gutierrez dijo...

¿Y ahora que? ya lo mataron para que deje de sospechar?.

Te sigo

Celia

Dayann dijo...

KOMNZE A LEERTE (SI ES K TE PUEDO HBLAR DE TU JEJE)... Y ENTONCES DIJE.. K E SLO K SIGUE.. LLEGUE A KOMENTARIOS Y SABES.. ME HAS ATRAPADO!!

KIERO SABER K PASA!!!

UN ENKANTO TU BLOG! SALUDOS DESDE EL OTRO LADO DEL CHARCO! JAJA

DAYANN

Dayann dijo...

KOMNZE A LEERTE (SI ES K TE PUEDO HBLAR DE TU JEJE)... Y ENTONCES DIJE.. K E SLO K SIGUE.. LLEGUE A KOMENTARIOS Y SABES.. ME HAS ATRAPADO!!

KIERO SABER K PASA!!!

UN ENKANTO TU BLOG! SALUDOS DESDE EL OTRO LADO DEL CHARCO! JAJA

DAYANN

salmorelli dijo...

CAPITULO Nº 7


…Nadie podía contener los nervios de Elisa, que llegó a desvanecerse ante la negativa por respuesta, una tras otra, de los hospitales respecto del paradero de su marido, y Torrent, ante aquella tesitura, llamó urgentemente a su despacho a todos los socios de junta, para marcar una pauta que sirviera para paliar la situación, tal y como se estaba alborotando la Empresa.

- Y esa mujer, ¿lográis aplacarla?
- No, Jacobo la señora está al borde del infarto.-contestó, Lluis Creus.-
- Pues encárgate de que la lleven a su casa, lo que nos faltaba es que parásemos nuestra producción por que su marido no aparezca porque esté de juerga por ahí tirado.-replicó, Torrent.-
- ¿Pero como puedes actuar así, Jacobo? , Ramón ya trabajaba en esta empresa cuando tú todavía usabas pantalones cortos y sabes que no es hombre de esos.
- Y cuando tú aún no habías nacido, también, así que haz el favor de hacer lo que te digo que nuestra misión es terminar nuestros proyectos según lo estipulado-contestó el presidente.- Nosotros estamos al frente de esta empresa, y nuestro accionariado no entiende de estas simplezas. Números, números, de eso es de lo único que entienden.
- Lluis, lleva razón, Jacobo.-añadió, su hermano Jordi, mientras que Encarna asentía con su cabeza.
- De acuerdo, pero no esperéis que despache a la mujer de Barrufet en un taxi, yo mismo la acompañaré a su casa.-dijo para concluir y salir de la oficina dando un portazo el menor de los Creus.-

Inmediatamente después de abandonar la oficina, Torrent, ordenó por teléfono a Villazán, que se reanudase el trabajo tanto en la oficina técnica como en el taller. Alfredo, comprendiendo los intereses de la empresa y que el mundo no debía pararse, pensando en el fondo que su compañero Ramón aparecería más adelante, acató la orden de su superior y pidió a todos que volviesen a sus puestos de trabajo lo antes posible.


Pero la jornada finalizó y las noticias desde el domicilio de Barrufet, continuaban siendo las mismas, así que familiares y amigos de su familia dieron de nuevo parte a la policía de su desaparición…”

mari dijo...

jolines con el Jacobo no se puede ser mas borde...¿que le habrá pasado a Ramón? ¿como puede seguir trabajando Alfredo tan tranquilo,sin saber lo que le a podido pasar a su compañero?...Me gusta MAESTRO,me gusta.

un beso.

mari dijo...

Lo siento,este comentario es mio MAESTRO jajajjja,Esque no me puedo creer que todavia no sepamos nada de Ramon!!!!!

Aiqueve aiqueve....

Besitos.

(me arté del 26)

mari dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
salmorelli dijo...

“CAPILUTO Nº 8

…A la mañana siguiente, casi todos los empleados de Cretovall SL madrugaron en busca de conocer noticias acerca de la suerte que había corrido Barrufet, pero todas las respuestas llegadas a través del hilo telefónico desde su domicilio eran desesperanzadoras al no obtenerse ninguna respuesta sobre su paradero.

Al entrar Torrent, en su empresa fue avasallado por el personal que se encontraba por los pasillos por conocer si la empresa manejaba algún otro dato sobre este asunto. Como pudo llegó hasta su despacho contestando a unos y otros que la empresa desconocía también el paradero del desaparecido, y al cerrar la puerta se encontró con su socia y ex novia en ropa interior, sentada en su mesa de oficina.

- ¿Pero qué haces, Encarna? ¡vístete, por el amor de Dios! –dijo increpándola, Jacobo.-
- ¿De que vas, Jacobo? , sabes, estamos junto en esto y necesito un poco de atención por tu parte.- contestó, acariciando el encaje de su sujetador.- Acaso te has propuesto despreciarme cada vez que te venga en gana.-añadió.-
- Encarna, ya está bien, sabes que lo nuestro terminó hace ya tiempo, así que no me vengas con estos numeritos un día sí y otro también.-le replicó, rodeando su mesa para tomar asiento.- ¡Vístete! ¿no te parece bastante la que tenemos formada en la empresa? , eres increíble.-añadió refunfuñando.-
- ¿Yo soy increíble? –preguntó, girando sobre su propio trasero hasta colocarse con las piernas abiertas frente a él.- ¿No te habrás vuelto maricón, verdad?

En aquél momento, a través del interfono, la secretaria de Torrent le comunicaba que le aguardaba una visita en la sala de espera.

- ¿Y quién dices que es? –preguntó a Amelia, su secretaria, esquivando las caricias de Encarna-
- Es el inspector, Romeu, señor.-contestó la secretaria.-
- ¿El inspector, Romeu? –preguntó extrañado, el empresario.-
- Sí, señor Torrent, dice que viene a hacerle unas preguntas sobre la desaparición de Barrufet.
- ¡Vaya! , gracias Amelia.-exclamó, cortando la comunicación, mientras Encarna insistía en acercar su cabeza a su entrepierna.-
- ¡Déjame, joder! –gritó, Jacobo, empujándola hacia atrás, y se peinaba el cabello con sus manos.- Lo que me hacía falta es que la policía se presentara aquí…
- Tranquilízate, Jacobo, de otra forma no vas a ser capaz de mantener la compostura.-contestó, Encarna, puesta en pie.- Se tratará de una visita rutinaria en estos casos, no debes preocuparte.
- ¡Ya! ¡maldita sea, estábamos tan cerca!
- Psss.-dijo silenciando sus palabras, anteponiendo su dedo sobre su boca.- sal ahí y atiéndelo. Seguro que sabrás hacerlo perfectamente.-añadió.- ¡Ah! ,Jacobo- dijo llamando su atención antes de que saliera de su despacho.-
- ¿Si?
- Después tendremos que tener una conversación tú y yo, no creas que puedes despreciarme como te venga en gana ¿Me has entendido?

Y sin contestarle, salió del despacho para reunirse con el inspector de policía Romeu. Vicente Romeu, era un prestigioso criminólogo del cuerpo superior de policía de Tarragona encargado de todos los casos de desapariciones. Su reputación dentro del cuerpo le había hecho responsable en más de una ocasión de multitud de otros casos en diferentes provincias españolas, cosechando grandes éxitos en sus resoluciones…”

mari dijo...

Esta claro que Encarna esconde algo,y no es su ropa interior precisamente,veremos hasta donde aguanta la tentación Jacobo, y esque las mujeres no aceptamos un NO...Ya tenemos criminologo,esto se pone serio ¿que pasará ?

Un beso.
(progresas adecuadamente)

salmorelli dijo...

“CAPITULO Nº 9


…-Buenos días, ¿el señor Torrent, supongo? –Preguntó, Romeu, al ver entrar a Jacobo en la sala de espera.-
- Sí, buenos días, espero que se trate de una breve entrevista, inspector, porque estamos de trabajo hasta las cejas y este asunto de Barrufet tiene completamente trastornado al personal.-contestó, Jacobo, estrechando con rapidez su mano para quitarle importancia a aquella incomoda visita.-
- Bueno, considero que la desaparición de uno de sus ingenieros no debería de parecerle un asunto de poco importancia, pero en fin, procuraré ir al grano ya que le supone un contratiempo mi visita.-dijo, el inspector, sin mirarlo a la cara y sacando una pequeña libreta del bolsillo de su cazadora.-
- Hombre, no me mal interprete, he querido decir que la vida de una empresa debe continuar y mucho más pensando como pienso que Ramón aparecerá en cualquier momento.-contestó algo nervioso el presidente de la empresa.-
- ¿Tiene usted calor, señor Torrent? –preguntó, levantando su mirada de la libreta al comprobar como el sudor corría por sus mejillas.-
- No, bueno sí, es que llevo una mañana de acá para allá…-añadió, secando su frente con un pañuelo.-
- Bien como le iba diciendo…- dijo retomando la entrevista, Romeu, al tiempo que veía salir a Encarna del despacho de Torrent, colocándose bien la diminuta falda.- ¿Es una empleada de la empresa? –preguntó en alusión a ella.-
- Perdón.-dijo girando su cabeza hacia el despacho para comprobar de quién hablaba.- ¡Ah! no, es Encarna Vall, directora de marketing y accionista de la empresa.
- Bien, ¿por donde íbamos? , a sí, que parece usted estar muy seguro de que el señor Barrufet va a aparecer de un momento a otro, ¿no es así?
- La verdad es que pienso que sí, pero claro su aparición en mi empresa ha creado cierto desconcierto en mi forma de pensar al respecto.

El encuentro entre Romeu y Torrent, no duró más de media hora, tiempo más que suficiente para que el inspector tomara notas sobre la estructuración de la dirección y del resto de la empresa y sobre todo de los proyectos en los que andaban trabajando últimamente.

- Y bien, ¿necesita algo más?
- No gracias, señor Torrent, por ahora no necesito ninguna otra información por su parte.-contestó, Romeu.-
- Entonces…
- Entonces nada más, sino le importa andaré un poco más de tiempo por aquí para realizar ciertas preguntas a los compañeros del señor Barrufet.
- Bueno, ya le he dicho…
- No se preocupe, no me llevará mucho tiempo y no los entretendré demasiado.-apostilló, el policía.-

A continuación, Romeu, paseo tranquilamente por los pasillos de Cretovall en busca de encontrar respuestas a la extraña desaparición de Ramón. En primer lugar llegó hasta la oficina técnica en la que Barrufet, desarrollaba su trabajo.

- Buenos días, señores.-saludó, Romeu, ante la curiosa mirada de Villazán y los suyos, que ya estaban al tanto de la visita del policía.-
- Buenos días, ¿puedo ayudarle en algo? –preguntó, Alfredo, saliendo a su paso.-
- ¿Usted, es?
- Alfredo Villazán, señor, pero llámeme Alfredo.-contestó, alargando su brazo para saludarlo.-
- ¡Ah, si! , usted es el jefe de la oficina técnica, ¿cierto?
- Así es.
- Bien, Alfredo, ¿podría usted acompañarme, para charlar un ratito, deseo hacerle unas preguntas? –preguntó, Romeu, amablemente.-
- En fin…
- No se preocupe, ya hablé con su jefe y hay problema en que me acompañe. Será sólo cuestión de unos minutos…”

salmorelli dijo...

“CAPITULO Nª 10


Ambos, entraron en el área de descanso del personal. Un lugar habilitado con maquinas expendedoras que la empresa, por ley, tenía habilitada para ser utilizada en los horarios de descanso y que a esas horas, claro está, se encontraba completamente vacía.

- Pues usted dirá, ¿en qué puedo ayudarle?
- ¿Su relación con el señor Barrufet, puede decirse que es cordial a pesar de ser usted su jefe más inmediato? –preguntó, Romeu, depositando su libreta sobre la mesa en la que estaban sentados.-
- Por supuesto que sí, Ramón, es más que un compañero para mí.-contestó.- Tenga en cuenta que somos los empleados de la empresa que más años llevamos prestando nuestros servicios a ella y que hemos crecido desde muy jóvenes junto a ella.-añadió, Alfredo.-
- ¿Entonces, podemos decir que su relación con Barrufet, es de amistad?
- Por supuesto que sí.-aseveró, Villazán.-
- En fin, ya sabe que muchas veces dentro de los trabajos y considerando que llevan prácticamente el mismo tiempo en la empresa, pueden surgir los celos profesionales viendo que un compañero adquiere más mando que otros…
- No, por favor, no digo que eso no pueda suceder en otros casos, pero jamás entre Ramón y yo, ya le digo que incluso una vez fuera del trabajo hemos compartido muchas vivencias junto a nuestras respectivas familias.-añadió, Alfredo.-
- ¿Y el trabajo actual?
- ¿Qué quiere decir con el trabajo actual?
- Quiero decir, ¿que si los proyectos en los que trabajan actualmente han podido hacer mella en la actitud del señor Barrufet? , ¿algún contratiempo? ¿algún enfado con los superiores? , en definitiva que si el trabajo ha podido repercutir en su desaparición.-dijo concluyendo sus preguntas, el inspector.-
- No, no creo.-contestó, pensando Alfredo en la conversación que habían mantenido el día antes a su desaparición.-
- ¿No cree?
- Bueno, andaba muy estresado y algo preocupado con el proyecto que estamos ultimando, pero de ahí a que por ello no sepamos donde anda, no, la verdad es que creo que no.
- ¿Y en qué proyecto dicen que trabajaban últimamente?
- Se trata de una nueva maquinaria para una empresa farmacéutica alemana.
- ¿Algo diferente a otros proyectos?
- No, bueno sí, realmente nos solicitaron ciertas mejoras y cualidades específicas algo diferentes al tipo de maquinaria que solemos diseñar, pero realmente andábamos muy ilusionados en sacar adelante el proyecto.
- ¿Y hay alguien que pueda facilitarme más datos sobre esos proyectos?
- Claro que sí, la señorita Vall, es la encargada de enlazar con nosotros las contrataciones que la empresa lleva a cabo, siendo la persona que nos expone las ideas que nuestros clientes buscan a la hora de realizarnos un encargo.-contestó, Alfredo.-

Tras unas pocas preguntas más, Romeu, agradeció a Villazán la atención prestada e instó al ingeniero a que le indicara la ubicación de la oficina de la señorita Vall…”

salmorelli dijo...

“CAPITULO Nº 11


…. Al tiempo que, Romeu, veía frenada sus intenciones de entrevistarse con la señorita Vall, ya que esta intentaba retrasar el paso del policía por su despacho. Torrent, se reunía con Creus, para concretar cuales iban a ser los horarios en los que se reunirían con los americanos.

- ¿Ves viable que establezcamos esa cita, estando la situación como está? –Preguntó, Creus.-
- Jordi, esta gente no va a permitir que nos retrasemos en la entrega de la máquina. ¿qué quieres que hagamos?
- No sé, Jacobo, pero esta historia de la desaparición de Barrufet, me da mal rollo.-contestó, el contable.- La policía husmeando por aquí… no sé, me da un poco de grima la situación. Y claro que sé cual será la postura de los americanos, pero creo que ellos comprenderán que la situación no es la más oportuna para ser vistos por aquí ni para realizarles la entrega.
- Posiblemente lleves razón, pero habría que confirmarlo con ellos.-contestó, Torrent.- Son muchos los millones que hay en juego, y como se joda el invento no se contra quien voy arremeter.

Por fin, Encarna, viendo que el inspector Romeu, no cejaba en su empeño de esperarla el tiempo que fuese necesario, accedió a recibirlo no sin antes retocarse y perfumarse coquetamente como era habitual en ella para recibirlo.

- Buenas días, disculpe el haberlo hecho esperar, pero tenía que contestar al teléfono a ciertos asuntos del negocio que no podían esperar.- dijo, Encarna, haciendo pasar al inspector que por cierto le había resultado muy atractivo a primera vista.-
- No se preocupe, señorita, entiendo que sea un verdadero incordio el recibirme pero tan solo cumplo con mi obligación, espero que lo entienda.-contestó, cortésmente el policía, tomando asiento frente a ella.-
- Por supuesto, además todos estamos muy afectados por la desaparición de Ramón. Parece mentira que hace tan solo un día se encontraba realizando como de costumbre su trabajo. ¿hay alguna noticia nueva sobre el asunto?
- Lamentablemente no tenemos novedades sobre su paradero, pero va resultando inquietante el que haga ya cerca cuarenta horas que no se sepa nada sobre él.-contestó, Romeu.- En fin, no se debe perder la esperanza, pero la experiencia me dicen que es mal asunto.-añadió.-
- ¿puedo ofrecerle un café, inspector?
- Sí, se lo agradezco, salí de casa esta mañana y no he tenido ni tan siquiera tiempo parar desayunar.-contestó, al tiempo que Encarna se inclinaba sobre la mesa para pedírselo a su secretaria, mostrando insinuante el escote de su camisa.-…”

mari dijo...

Madre mia,me muero por saber que esconde realmente el contrato con los americanos...creo que ya sé quien se encargara de entretener al criminologo,mientras se haga esa dichosa entrega!!!!

ESTA GENIAL MAESTRO.
UN BESO!!!

Liliana G. dijo...

¡Muy bueno Salmorelli, muy bueno! La historia tiene intriga, suspenso, es sugestiva... es decir, tiene todo lo necesario para atrapar al lector.
¡Y vaya que lo hace! Ya quiero saber cómo sigue...

Besos

PD: Me he enterado que Leonor ha pasado por la empresa :)

salmorelli dijo...

Gracias a las dos por vuestros aplausos, me alegra mucho que os esté gustando. Y sí, Liliana, al parecer hay quien hace espionaje industrial y consiguió ver fantasmas del pasado en la empresa catalana. Bueno, yo no he visto nada, no se como te enteraste tu?

mari dijo...

¡¡¡¡FANTASMAS EN LA EMPRESA CATALANA!!!!!!...¿DONDE? JAJAJJA

UN BACIO.

apm dijo...

Bueno, bueno, la cosa está que arde, Ramón sin aparecer, el inspector husmeando, los jefes nerviosillos y la señorita del Vall, jugando con la situación... por dios Salmorelli, que me puede la intriga, y, peligran mis uñas, por fa, el capítulo 12 pronto

Un besote gordo, gordísimo

salmorelli dijo...

Apm, Me alegra que te hayas apuntado a seguir estas historias de locos que me gusta escribir, te prometo como al resto de la famili que al menos entretenimiento encontrarás.

Celia Rivera Gutierrez dijo...

Te sigo y espero la continuacion plis.
Me tienes en ascuas

Saludos

salmorelli dijo...

Celia, ¿hay que ver la que se puede estar tramando en esa fábrica, verdad? , ya veremos en los próximos capitulos las sorpresas que nos aguardan. Gracias por seguirme, amiga, y a ver que es lo que sale de mi cabecita en esta ocasion.

annasunn dijo...

Menuda es la Encarna esa eh? Espero que el inspector no caíga en sus redes...

Besitos a todos,sigo por aquí.

lilita dijo...

Todito un serial maestro. Me entusiasma el nuevo relato y me satisface que la familia esté creciendo

salmorelli dijo...

“CAPITULO Nº 12


…-Adelante inspector, cumpla con su misión de recabar información para encontrar cuanto antes al bueno de Barrufet.-dijo en tono sarcástico, Encarna, tomando asiento.-
- Muy amable, señorita Vall…
- Por favor, llámeme Encarna, inspector.
- De acuerdo, Encarna, bien, verá…-le contestó, Romeu, moviendo lentamente su taza de café.- ya he interrogado a varias personas de su empresa, y han sido algunos de ellos los que me han derivado a usted para hablar de los proyectos en los que últimamente andaba trabajando Ramón Barrufet.-expuso el policía.- Se que le parecerá extraño que un asunto laboral se pueda vincular a un caso de desaparición, y mucho más dada la trayectoria que mantiene su empresa y la especialización que maneja al dedicarse simplemente a diseñar maquinarias de empaquetado y etiquetado para otras terceras, pero se echaría las manos a la cabeza si conociese los motivos que se esconden detrás de un gran número de desapariciones y que en un principio parecían de lo más absurdo.-añadió.-
- No se lo tome a mal, inspector, pero me hace muchísima gracia que sospeche que alguien haya raptado a Ramón por un asunto de espionaje industrial o algo así, jajaja.-replicó, Encarna, a carcajadas.-
- No han sido esas mis palabras, pero entiendo por su comentario que sabe de lo que hablo.-contestó, Romeo, cortando en seco la risa de la señorita Vall.-
- Bueno, no, vera es que me parece surrealista el hecho de que pueda vincular a mi empresa una historia de este tipo, aunque le creo en eso de que debe haber historias de lo más rocambolescas por ahí. Pero de verdad no crea que puede tratarse de este caso en particular.-dijo, Encarna, para corregir un posible error en sus declaraciones.-

Casi al término de realizarle unas cuantas de preguntas más con las que documentar su expediente en cuestiones relacionadas con las tareas que desempeñaba, Barrufet, en su empresa. El inspector, Romeu, recibió una llamada desde la jefatura.

- Disculpe un momento, señorita Vall.
- Encarna, por favor, Encarna.-corrigió de nuevo, mientras el policía asentía con la cabeza y atendía a la llamada.-
- Me lo temía.-contestó, Romeu, al teléfono.- De acuerdo, Ramírez, enseguida me dirijo allí. Y recuerde que nadie toque nada.-dijo terminando la comunicación.- Lo siento, Encarna, pero me tendrá que disculpar.
- ¿Algún contratiempo, inspector? –preguntó, paseando esculpida uña por su escote.-
- Pues sí, aunque no sabría decirle a ciencia cierta si se trata de algo relacionado con el caso o no, pero al parecer han encontrado un cadáver a la altura del paseo marítimo de Casanova…”

mari dijo...

Ya tenemos cadaver...ahora a esperar.

Un bacio.

(Lilita,me alegro muchisimo de verte por aqui )

salmorelli dijo...

“CAPITULO Nº 13


… La agente de policía Ramírez, y su imagen en sí, contrastaba en gran manera con la figura y el estilo en su forma de actuar del inspector Romeu. Cristina, que era su nombre de pila, era una chica que no llegaba a los treinta años y hacía dos que había salido de la academia consiguiendo ser la más laureada de su promoción basando su especialización dentro del departamento científico del cuerpo y ocupando la categoría de oficial tanto por estudios como por los meritos registrados en su hoja de servicio.

Un tanto hippie y con aspecto de mujer débil, se había integrado al grupo capitaneado por el inspector Romeu hacía alrededor de un año consiguiendo equilibrar el otro lado de la balanza que ocupaba el inspector como persona ya madura y elegante, que solía realizar interrogatorios modélicos en trato y respeto hacia los delincuentes.
En la mitad del segmento entre ambos se encontraba también el agente Fabricio Casabella, de padre italiano y nacido en la ciudad condal hacía años que había cambiado su puesto como teniente en las fuerzas especiales del ejercito para pertenecer al grupo de homicidios y desaparecidos que dirigía Vicente Romeu en Tarragona.

- ¿Y bien qué tenemos, Ramírez? – preguntó, Romeu, al llegar al paseo marítimo.-
- Estamos esperando aún al juez y al forense, señor
- ¿Se trata de Ramón Barrufet? –volvió a preguntar el inspector.-
- Pudiera ser, señor. Fabricio, está con los sanitarios, parece ser que tiene el rostro desfigurado por una especie de acido o algo parecido.
- ¿Algún documento o rasgo que lo identifique?
- ¡Inspector! –gritó, Fabricio, desde lo lejos.- ¡Venga aquí!
- ¿Alguna novedad, Fabricio? –preguntó dando una carrera junto a la agente Ramírez, hasta el lugar donde se encontraba situado el cadáver.-
- ¿Cómo se llamaba la señora de Barrufet? –preguntó el italo-español, sujetando una alianza en su mano.-
- Elisa, agente.-afirmó, Romeu.-
- Entonces, tenemos un caso de homicidio, señor .-contestó, Fabricio, mostrando el anillo a su jefe.-

A continuación, tras la llegada del médico forense y del juez de instrucción de turno, Romeu, ordenó a Fabricio que se desplazara hasta el anatómico para obtener de primera mano las causas que provocaron la muerte de Barrufet, mientras que encomendó a Cristina Ramírez, la misión de quedarse acompañando al grupo de la policía científica desplazado hasta el lugar, para intentar averiguar o encontrar cualquier prueba que sirviese para incriminar al asesino o a los asesinos del empleado de Cretovall SL….”

salmorelli dijo...

“CAPITULO Nº 14


Romeu, personalmente, se presentó en el domicilio de Ramón Barrufet para comunicar a su esposa el presunto asesinato de su esposo. Elisa, rodeada de familiares y vecinos, gritaba dando alaridos de dolor por la perdida de Ramón, mientras Romeu intentaba calmarla inútilmente.

- Señora, encontraremos a quién pudo hacerle esta canallada a su esposo, confíe en mí.-dijo, el inspector, asumiendo su responsabilidad como policía encargado del caso, al tiempo que hacía su entrada en el domicilio, Alfredo Villazán.-
- ¿No puede ser? –exclamó acercándose a Elisa.- Me acabo de enterar en la puerta, ¿cómo es posible inspector? –preguntó a Romeu, con lágrimas en sus ojos.-
- Lo siento, señor Villazán, pero así es. Aún no sabemos las causas exactas que causaron su muerte, pero estamos ante un caso de homicidio.-contestó.-
- ¿Lo saben en la empresa? –preguntó, Alfredo, apartando al policía de la mujer de Barrufet.-
- No, aún no, pero si quiere lo puede comunicar a sus compañeros.
- Pobre, Ramón, ¿quién ha podido ser tan hijo de puta?
- Tranquilícese, Villazán, encontraremos a quienes hayan podido cometer este terrible crimen, ahora lo importante es que la señora Barrufet tenga el apoyo de todos ustedes.
- No se preocupe, que a Elisa no le faltara absolutamente de nada.
- Bien, siento tener que abandonarles, pero el trabajo me espera.-dijo, Romeu.- despídame de Elisa, ya vendré de nuevo a visitarla.-añadió.-
- Vaya con Dios, inspector.
- ¡Ah! se me olvidaba, Villazán…
- Dígame, inspector.
- ¿Trabajaban ustedes en el mismo proyecto, verdad?
- Sí, todo el equipo técnico estamos empleándonos en la misma maquinaria en estos momentos. ¿Por qué?
- Por nada, no se preocupe.-dijo despidiéndose de él.-


Al llegar a la comisaría, la agente Ramírez, lo esperaba para entregarle los datos que había podido recopilar en la escena del crimen. Los reflejados por la autopsia, que debía entregarle Fabricio, aún tardarían varias horas.

- ¿Alguna prueba fehaciente, Ramírez? – preguntó, el inspector, haciéndola entrar a su despacho.-
- Parece señor, que el cadáver apareció en el paseo marítimo, aunque no creo que fuese allí donde se cometió el asesinato.-contestó, Cristina.-
- ¿Pruebas?
- Las que puedan determinar la autopsia, señor. He enviado a unos hombres a rastrear los polígonos cercanos y las calles circundantes al paseo, pero en principio no hay ni rastro de los autores del crimen.
- Vaya, vaya, resulta curioso…-suspiró el inspector.-
- ¿Qué resulta curioso?
- No sé, pensaba en voz alta, pero no me huele nada bien la empresa en la que trabajaba ese hombre.-contestó, Romeu.-
- ¿Ha encontrado algo en sus interrogatorios?
- No, exactamente, pero mi olfato me dice que el empleo de Ramón Barrufet está ligado a su muerte…”

mari dijo...

Personajes nuevos,la hippi y el Fabricio(descendencia italiana mmmm)al cargo de Romeu,me gusta este trio...Yo no estoy tan segura de que el muerto sea Ramón,tiene la cara desfigurada!!!!!

Me gusta ,estoy super enganchada al relato...C.S.I LAS VEGAS anda ya!!!!!!!

Un bacio

Dr Hannibal Lecter dijo...

Me dejaste con intriga sigue sigue!!!!



Oye por otra parte grx por pasar a mi blog me gustaria saber q piensas de mi nuevo cuento ya que me serviria tu opinion saludos!

este es el link

http://hanibbalyporqueno.blogspot.com/2009/09/el-monstruo-bajo-la-cama.html

Saludos!

Celia Rivera Gutierrez dijo...

primer error dejarle el anillo de matrimonio. Y asesinato prematuro. Te sigo

saludos

salmorelli dijo...

Hay que ver Celia, que no cuentas nunca con el factor sorpresa y otras cositas. Ten paciencia amiga, que queda mucho relato. Un beso, y te vuelvo a repetir que me encanta que me sigas.

salmorelli dijo...

Hannibal, tu seudonimo ya es señal de la intriga que debes atesorar en lo que escribes. Gracias por dejar tu comentario y te aseguro que en cuanto pueda haré lo propio y pasaré por el tuyo para leerte.

salmorelli dijo...

Mari, hay que ver que siempre aparecen personajes que te fascinan, creo que hay conexión autentica al compartir mis letras contigo. Y eso que no puedo contestar muchas veces a los comentarios por falta de tiempo, pero es un verdadero placer el comunicarme con todos ustedes en algunos ratitos como estos.

salmorelli dijo...

Lilita, guapa, se me olvidaba dejaros comentarios a tí y a annasun. Espero que continuéis siguiento este relato que me tiene intrigadisimo. Un beso para las dos.

PD. Y de Lupa que se sabe???

salmorelli dijo...

“CAPITULO Nº 15


…A la mañana siguiente, Fabricio, llegaba a comisaría con los datos arrojados por la autopsia realizada al cadáver encontrado en el paseo marítimo, que confirmaban que el asesinado era Ramón Barrufet. El médico forense, había reflejado en su acta que Ramón, había muerto por envenenamiento de arsénico diluido en alcohol y que a posteriori lo habrían asfixiado para auxiliar su último suspiro de vida. A continuación, y ya sin vida, vertieron ácido industrial por su rostro para desfigurar su imagen.

- Mnnnnn.-murmuró, Romeu.- ¿Y dejar puesta su alianza matrimonial? , no me cuadra.
- Ni a usted, ni a nadie inspector. O simplemente es que tratamos con un simple aficionado.-contestó, la agente Ramírez.-
- Pero eso es evidente.-aseveró, Fabricio.- los detalles de la autopsia nos dicen que en primer lugar lo envenenan con arsénico, pero si se fijan ustedes se le administró veneno como para un regimiento…
- Sí, es cierto.-confirmó, Romeu.- continúe Fabricio.
- En segundo lugar, terminan asfixiándolo para terminar con su vida.
- ¿Y? –preguntó interesada, Cristina.-
- Pues, que por este acto intuyo que más bien no deseaba terminar con el sufrimiento de Barrufet, sino más bien buscar ansiosamente su muerte de manera inmediata, sin esperar a que el veneno hiciese su efecto.
- Pero ese era su propósito, ¿no? –volvió a preguntar la policía.-
- Sí, pero si fuese un profesional sabría que la cantidad de arsénico administrada lo mataría en cuestión de segundos sin necesidad de arriesgarse a dejar huellas en un forcejeo para asfixiarlo. Además, esa idea de desfigurar su cara y no hacer lo propio con sus huellas, no quitar el anillo como hemos dicho anteriormente, y arrojar su cuerpo al mar por esa zona, sin pensar que en cuestión de pocas horas saldría a la superficie son todas pruebas fehacientes de que nos encontramos ante un aficionado.-apostilló, Fabricio.-
- Puedes llevar razón, pero lo cierto y verdad es que no existe una sola huella ni en el cadáver ni en ningún otro sitio, lo que demuestra que el asesino debe ser muy cauto y no tan aficionado por parece.-dijo, Romeu.-
- Bien, señor, habrá que averiguarlo. ¿Cuáles son sus planes? –preguntó inquieta, Cristina.-
- Sí, ese es nuestro trabajo. Dado el cambio que ha sufrido la investigación, no queda más remedio que volver a interrogar a las personas más cercanas al señor Barrufet, y por supuesto vigilar de cerca los progresos del grupo científico en la búsqueda de la escena del crimen.-
- ¿Puedo acompañarlo a la empresa de la víctima? –preguntó, la agente Ramírez.-
- Claro que sí, agente, le sigo diciendo que ese puede ser el principal móvil del crimen…”

mari dijo...

Puff cuantas incognitas,y lo de la alianza es mosqueante,confio en Romeu y su equipo parece que saben lo que hacen...Maestro este relato es diferente a los demas,pero me he enganchado como en el primero y espero que pronto puedas continuar.

¡¡¡¡¡ESTA SUPER EMOCIONANTE !!!!!

Un bacio.

sueños dijo...

Jolin, jolin, si me embriagador amigo dedica algo de tiempo a sus seguidores en comentarios. A ver cuando me toca a mí. No se lo tome a mal que es broma, el relato fantastico como de costumbre aunque hecho de menos en sus últimas narraciones esas aventuras amorosas como las que compartía con mi embriagadora amiga. En ese encuentro, incluso se respiraba a sexo, hay que decir que estaban muy bien compenetrados ambos. ¿Porqué no repiten? ¿están enfadados?

mari dijo...

No me lo puedo creer, ¿¿¿tu eres el mism@ Sueños que decía que el relato “el encuentro” se estaba desviando del tema con tanto sexo, y que las seguidoras del MAESTRO nos emocionábamos demasiado?????Jajajajaja… Pero si, te doy la razón, se compenetran muy bien, y a mí también me gustaría muchísimo que volvieran hacer algo juntos.
Sueños, me encanta ver tus comentarios en este blog aunque solo sea cuando el MAESTRO asoma su carita jajajajja.

Un besazo!!!!!

apm dijo...

Salmorelli, la cosa está desde luego en un punto de intriga total... y lo de ningún rastro de nada pero el anillo puesto, no sé, no sé, huele como que a mujer, me temo que Romeu y Ramirez tendran que hilar fino para tirar del hilo y desenmarañar la madeja !ay que intriga mas intrigante, por dios!

Salmorelli, aqui me tienes espectante al desenlace. Un besote enorme, bien gordo y muy sonoro

salmorelli dijo...

“CAPITULO Nº 16


… En el seno de la empresa del difunto Barrufet, la noticia conmocionó a toda la plantilla empezando por los escalafones más altos, incluido el consejo de administración, hasta llegar al departamento de limpieza que cobraba las nóminas más bajas de la compañía. En el despacho de dirección, Lluis Creus, increpaba a su hermano y al resto de directivos por no establecer un día de luto por la muerte de un compañero, pero Torrent, una y otra vez se escudaba en que la empresa no podía detener su producción y mucho menos los proyectos que estaban a punto de entregar a unos terceros y a los que la vida de Barrufet les importaba un bledo.

- Pues quiero que sepáis, que el personal anda chismoseando en la sala de descanso y anda diciendo que quieren asistir al entierro de Ramón.-explicó, Lluis.- Y al respecto quiero transmitiros que mi decisión es la de acompañarlos.-añadió.-
- Muy mal por tu parte.-dijo, Encarna.- tu decisión debe ser la misma que la nuestra para no levantar ampollas y enfrentarnos con la plantilla.
- Me parece completamente patético vuestro comportamiento. Ese hombre ha entregado a esta empresa la mitad de su vida, y de verdad que no comprendo a donde queréis llegar con tanta avaricia.-volvió a argumentar el menor de los Creus.
- Lluis, todos sentimos mucho su muerte…-comenzó a decir su hermano Jordi.-
- ¿Su muerte? ¡Por amor de Dios! ¡A este hombre lo han asesinado! ¿Es que no tenéis corazón? –exclamó, dando un portazo al abandonar el despacho de Torrent.-

Ante la postura clara y firme de secundar la decisión que tomara el personal por parte del contable, Jacobo, envió a su hermano Jordi a calmarlo y a medir realmente hasta donde iban a llegar los compañeros de Barrufet, evaluando cuanto tiempo se perdería si decidían cerrar la empresa las horas que durase el sepelio. Mientras, Encarna, volvía a la carga con el presidente de la empresa.

- ¿Tenemos una conversación pendiente, recuerdas?
- Déjate de conversaciones pendientes, ¿no ves que todo esto se nos está yendo de las manos? –exclamó, Jacobo.- Y para colmo de males, los documentos de la patente continúan sin aparecer.
- ¿No se va a presentar denuncia?
- ¿Eres imbécil?
- ¡Eh! No te pases.
- Si es que parece mentira, Encarna, ¿qué quieres liar más el asunto? Tendremos que averiguar el paradero de esos documentos y punto y final.
- ¿Lo ves muy fácil?
- ¿Fácil? , anda corre a averiguar que sucede con los empleados.-contestó, Torrent, despachándola.-…”

mari dijo...

Parece que en la empresa andan todos un poco nerviosos...Pero no mas que yo!!!!

Me gusta,un beso.

Liliana G. dijo...

Me he hecho una panzada de capítulos seguidos y fue genial, la incertidumbre me ha llevado de uno a otro con avidez... ¿Y ahora?
Me quedé con las ganas de saber como sigue...

Muy buenoooooooo Salmorelliiiiii.

Besazos.

salmorelli dijo...

Gracias Liliana, por tu maraton de lectura. Continuaremos con la intriga hasta el final.

apm dijo...

Bueno, bueno, bueno... pero si hay una vuelta de tuerca más, resulta que la cosa no está solo en la muerte del pobre Ramón, además estan desaparecidos los documentos de la patente

Salmorelli, comiendome las uñas estoy ya, que tanta intriga me puede hijo mio

Un besote enormisimo, pero ponnos pronto el capítulo 17 que la intriga nos va a matar

salmorelli dijo...

“ CAPITULO Nº 17


… Romeu, instó a la agente Ramírez a que se fuera adelantando con los trámites de tomar nuevas declaraciones en el entrono de Cretovall, mientras él visitaba a la viuda de Barrufet e indagaba si existía alguna otra nueva noticia en el círculo más intimo del difunto. Cristina, tomó unos apuntes de las declaraciones anteriores realizadas a los trabajadores y directivos de la empresa de maquinaria especializada y se dirigió hasta ella, esperando más tarde confrontar la información sacada con el inspector en su oficina.

Al llegar encontró la recepción de la empresa completamente desierta, ya que todos los trabajadores estaban asistiendo a una reunión con el enlace sindical de la empresa en el área de descanso para decidir como lo iban hacer a la hora de asistir al entierro de Ramón. Así que sin nadie que se lo impidiese se fue adentrando poco a poco hasta toparse con la señorita Vall por uno de los pasillos cuando venía de vueltas de dicha reunión llevada por los mismísimos demonios al descubrir la clandestinidad del encuentro con Lluis Creus a la cabeza.

- ¿Y tú quién eres? ¿Otra sindicalista?-preguntó con desprecio a la agente por su particular atuendo sacado de los años sesenta.-
- No lo siento, soy Cristina Ramírez y llevo junto al inspector Romeu el caso de la muerte del señor Barrufet.-contestó, Cristina, sacando su placa con decisión, para cambiar radicalmente el semblante de Encarna.- ¿Y usted es alguna secretaria, quizás? –preguntó, acertando plenamente con el personaje que tenía enfrente según las descripciones facilitadas por Romeu.-
- ¿Secretaria? , no por favor. Mi nombre es Encarna Vall y soy la directora de marketing de mi propia empresa.-contestó con prepotencia y a la vez con cierto nerviosismo.- ¿Y el inspector Romeu? ¿No ha podido venir?
- El inspector, está cubriendo otra parte del caso, pero no se preocupe que no me llevará mucho tiempo.
- ¡Ah! , ¿pero viene a verme a mí en particular? –preguntó, desconcertada.-
- A usted entre otros, pero ya que estamos… Si no le importa puedo empezar por usted.
- Sí, claro. ¿qué problema va a ver? , en todo lo que podamos ayudar…
- Bien, pues usted dirá donde podemos reunirnos para hacerle unas preguntas.-contestó, Cristina, con cara de circunstancia al adivinar que no le hacía realmente ninguna gracia a Encarna recibirla.-

Antes de entrar en el despacho de la directiva, saludaron por el pasillo a Jacobo Torrent que andaba preocupado por saber que estaba sucediendo al no tener noticias de Encarna. Ramírez, aprovechó para decirle al ser presentada que más tarde tendría que reunirse también con él para hacerle unas preguntas, a lo que el presidente no pudo negarse por lo taxativas que resultaron las palabras de la policía…”

mari dijo...

Qué problema va a ver???? Encarnita,Encarnita que la hippi te ha calaó...puff,capitulo nuevo pero me quedo igual o peor...esto parece un castigo,¿o quizas tendre que utilizar palabras taxativas?

Un bacio!!!!

apm dijo...

Salmorelli, mira que eres... capitulo nuevo, sí, pero no nos destapas absolutamente nada del suspense, es que, ya te vale!

No seas por fa, en el 18, espero nos cuentes cosillas sabrosas del caso... detalles, pistas, tu sabes

Un besote enormisimo

Celia Rivera Gutierrez dijo...

JAJAJA
AL parecer nos estas dando probaditas con el dedo para dejarnos picados, mira que ya nos tienes en ascuas.
¿Que sigue?

Saludos

salmorelli dijo...

“CAPITULO Nº 18


… -Pues usted dirá… -dijo Encarna, sentada en su sillón de despacho.-
- A ver, según las primeras declaraciones tomadas por el inspector, usted, le dijo que ultimaban un proyecto para una farmacéutica alemana llamada “Ilustrum”. ¿No es así? –preguntó Cristina, abriendo una pequeña libreta.-
- Así es. ¿Y que tiene eso de especial? , fabricamos al año alrededor de quinientas máquinas etiquetadotas, y en un porcentaje bastante elevado son siempre para farmacéuticas internacionales.-añadió con escepticismo.-
- Vaya. Veo que debe usted tranquilizarse un poquito. Nadie le ha puesto la etiqueta de especial a su proyecto, pero si no le importa desearía ver ese encargo y que parte en “especial”-recalcó.- es la que diseñaba el señor Barrufet.
- ¡Uff! , complicado lo veo…
- ¿Complicado?
- Sí, verá. Esos documentos se encarga de guardarlos nuestro presidente, así como de realizar todas las patentes referentes a las maquinas que diseñamos, pero no sé si, Jacobo, los tendrá en su despacho no se lo han devuelto del registro aún.-explicó la señorita Vall.-
- ¿Jacobo?
- Sí, Jacobo Torrent, se lo acabo de presentar.
- ¡Ah! si, si, es que al decir Jacobo con tanta familiaridad me ha confundido.
- Es que Jacobo y yo somos accionistas de la empresa y nos hemos criado juntos.-recalcó, Encarna.-
- Bueno, pues si no le importa. ¿Lo podría llamar para que nos aclarase esa cuestión?
- Sí, pero no sé si andará reunido con el personal o…
- Pues pruebe, pruebe.-dijo, Cristina, arqueando sus cejas.-

Al llamar a Jacobo Torrent, por el teléfono y sin que Encarna pudiese mediar cuartada por la presencia de la policía, el presidente de la compañía no tuvo más remedio que personarse en su despacho para evitar levantar más la mosca de cara a las autoridades.

- Buenas agente, aquí me tiene.-dijo irrumpiendo en el despacho.-
- Muy amable, señor Torrent, verá le decía a su compañera que deseaba ver los documentos y… ¿La patente me ha dicho? –preguntó a Encarna, mientras Torrent clavaba su mirada en la directora de marketing.- Del último proyecto en el que trabajaba Barrufet.
- Sí claro.-contestó carraspeando.- lo que sucede es que esos documentos los guardan nuestros abogados y ellos tienen la sede en otro lugar.-añadió.-
- Bueno, eso no es problema. Si lo desea me da la dirección de esos letrados o simplemente, con que me de el numero de registro de dicha patente, tengo bastante.
- Mire agente, en estos momentos con toda esta historia del entierro, la asamblea que esta celebrando el personal y con lo afectados que nos encontramos todos por la muerte de Ramón, no estamos…-contestó teatralmente llevándose las manos a la cara…”

mari dijo...

Me encanta la serenidad que aparenta Cristina,capaz de acorralar a los altos cargos de CRETOVALL,y eso que aparentemente parece una mujer debil,¿donde estara la dichosa documentación?

Un bacio!!!!

Celia Rivera Gutierrez dijo...

Muy interesante, te seguimos, pero sigues dandonos probaditas

Saludos

apm dijo...

Uyuyuy... la patente sigue desaparecida, la dirección ya tiene los nervios a flor de piel, aunque disimulen, pero que Cristina es mucha Cristina y ya está en el ajo

Hasta el desenlace, un besote enormisimo Salmorelli, ya sabes, gordo y sonoro

mari dijo...

MAESTRO,¿DONDE ANDA EL AGENTE FABRICIO???POR EL MOMENTO SU ACTUACIÓN A SIDO CORTA PERO ME PARECE MUY INTERESANTE.

¿TE HE DICHO QUE ESTE RELATO ME GUSTA?

UN BACIO!!!!!!!

salmorelli dijo...

“CAPITULO Nº 19


Fabricio, mientras tanto, indagaba junto a los informáticos del grupo de homicidios las trayectorias empresariales de “Cretovall SL” y de la farmacéutica alemana “Ilustrum”. Datos, fiscales, bancarios e incluso comerciales, que en principio no destacaban resultados sospechosos exceptuando algunos retrasos con el fisco por parte de la empresa catalana y algunas extrañas transacciones que si que llamaban la atención por parte de la farmacéutica en cuanto a los contactos continuados que mantenía con empresas americanas y de otros países de Sudamérica que no llegaban a determinar realmente cuales eran sus actividades mercantiles.

A su vez en casa de Barrufet, el inspector Romeu, se entrevistaba con la viuda, mucho más calmada ya, y le daba explicaciones del giro que estaba tomando la investigación tras la muerte de su marido.

- Inspector, sé que hará todo lo que este en su mano, pero es tan ilógico lo que me ha sucedido.-dijo Elisa, completamente ataviada de negro, sentada en el sofá con un pañuelo engurruñado en su mano.-
- Verá, Elisa, se que es difícil de comprender y de encajar la muerte de un ser querido en estas circunstancias, pero le rogaría que hiciese un esfuerzo para hacer memoria acerca de los últimos días que pasó junto a Ramón. Alguna frase, su estado de nervios, algo… algo que nos pudiera servir como hilo conductor hasta sus asesinos.-contestó, el policía, tomando su mano con cariño.-
- No sabría decirle inspector.-añadió, Elisa, queriendo recordar.- Ramón, era muy reservado para sus cosas del trabajo, y aunque yo he intentado muchas veces conversar con él sobre los proyectos de su empresa, siempre me contestaba con evasivas referentes a lo complejo que le resultaba explicar los tecnicismos que implicaba su tarea de diario.
- Y en cuanto a sus compañeros…jefes…, no sé, algún enfado digno de mencionar o algún gesto ofensivo por parte de los empresarios…
- Bueno, sí. Ahora que caigo, si que me había comentado que últimamente la señorita Vall estaba muy encima de ellos. Cuando digo de ellos me refiero a Ramón y a su inseparable amigo Alfredo.
- ¿A qué se refiere? ¿No puede añadir algo más?
- No, quizás sean tonterías mías, pero esa señorita Vall nunca me ha gustado demasiado.-explicó, Elisa.- A ver si me entiende. Se que una mujer tan atractiva en una empresa en la que su mayoría de trabajadores son hombres resalta mucho más. Y aunque mi Ramón siempre decía que yo lo que sentía eran celos hacia ella, la verdad es que nunca me he fiado de ella.-añadió.- Pero verá porque le digo esto, no quiero que me tome por una mujer enfermiza con el tema de las faldas que revolotean a sus maridos, sino más bien lo que quiero explicarle es el cambio tan drástico que había dado la opinión de mi marido al respecto. Pasó de estar siempre alabando a la jefa a en menos de dos meses solo relatar de ella.
- ¿Y que me sugiere usted, Elisa?-intervino, Romeu.-
- Pues que algo si que ha tenido que suceder entre ellos. Y pienso que no hace mucho, porque realmente no es normal que esa mujer que conoce a Ramón desde pequeñita de la noche a la mañana haya cambiado su comportamiento hacia él así por que sí. Ramón decía que la veía inquieta, desorientada y en más de una ocasión faltándoles el respeto cuando quería que terminasen alguna tarea…”

mari dijo...

De momento solo digo que este capitulo me a puesto nerviosa jajajj...continua por favor.

Cuando tenga clara una cosita te dejo el comentario que corresponde.

Un bacio¡¡¡

apm dijo...

Ya van saliendo los hilillos... así que la pista va derechita a Encarna del Vall... ¿habrá algo más que la patente?

Veremos a ver como sale de esta Encarna

Un besote gordísimo

salmorelli dijo...

“CAPITULO 20

…Alfredo, fue llamado al despacho de Encarna Vall por megafonía una vez que la agente Ramírez había dado por concluido el interrogatorio y abandonado la empresa. Y una vez que la asamblea del personal había concluido con el voto a favor de todos los trabajadores por unanimidad, incluyendo el voto del más joven de los Creus, para asistir y cerrar la empresa la mañana del entierro de Barrufet. Torrent, se cruzó con él por lo pasillos y le reiteró que la señorita Vall, le aguardaba en su oficina.

- ¿Se puede? –preguntó el ingeniero al ver la puerta entreabierta.-
- Pase Villazán, -contestó Encarna cruzándose en su camino para cerrar con disimulo la puerta con llave.-

El empleado tomó asiento junto a la mesa de despacho y su jefa se sentó en una esquina de la misma, cruzando sus piernas con desparpajo y seducción.

- Y bien, Alfredo, ¿qué habéis decidido? –preguntó encendiendo uno los cigarrillos mentolados que acostumbraba a fumar.-
- Disculpe, señorita, no quisiera que me culpase a mí de nada. Yo sólo he asistido como lo han hecho el resto de compañeros.-contestó, Villazán, al creer que lo culpaba de aquella especie de sabotaje.-
- Tranquilícese, hombre, ¿quiere un cigarrillo?
- No gracias, no fumo.
- Ya sé que es usted de las personas más fieles que tengo a mi servicio, así que no crea que lo culpo de lo sucedido, además es lógico que los compañeros quieran dar ese último adiós a Barrufet, pero entienda que la empresa, aún sintiéndolo en el alma, debe continuar con sus proyectos.
- Si es por eso, no debe preocuparse. El proyecto de “Ilustrum”, está casi ultimado, y yo me quedaré hoy las horas que haga falta, aunque tenga que hacer también turno de noche para intentar terminarlo y que se entregue en la fecha fijada.-explicó, Alfredo, para contentar a su jefa.-
- ¡Ay, Alfredo, Alfredo! –dijo poniéndose en pie de un brinco y desabrochando con maestría un botón más de sus escotada camisa.- ¿Es muy extraño todo esto que le ha sucedido a tu compañero, verdad? –preguntó, colocándose a sus espaldas y apoyando sus codos sobre los hombros del empleado.-
- Sí, que lo es.-contestó tembloroso al saberse tan cerca de la atractiva Encarna.-
- Pero tenemos un serio problema añadido a todo este turbio asunto. ¿puedo confiar en ti, verdad Alfredo?-añadió bañando de sensualidad el tono con el que se dirigía a él.-
- Claro que puede confiar en mí, faltaría más.
- Bien, eso me gusta.-contestó, dándole de nuevo un rodeo hasta sentarse frente por frente a él encima de la mesa y colocando uno de sus pies entre sus rodillas.- Resulta, que la patente del proyecto ha desaparecido del despacho del señor Torrent…
- No me diga, ¿se lo han comunicado a la policía?
- Ppssss, -siseó para callarlo a la vez que tapaba su boca con sus dedos.- déjame terminar. En un principio sospechamos de que pudiera ser Barrufet, ya que andaba algo inquieto últimamente no se muy bien porqué, pero al pobre infeliz lo han matado y los documentos no han aparecido.
- ¿Y que me quiere usted decir? –preguntó para interrumpirla de nuevo el ingeniero.-
- No se me impaciente, Alfredito, -contestó cogiendo su mano hasta acercarla a su escote.- No seas chico malo y cuéntame lo que sabes de esos documentos…
- ¡Señorita Valls! –exclamó, Villazán, extrañado por aquél movimiento, pero sin apartar su mano del abultado encaje del sujetador de su jefa.-
- ¿Qué le sucede? ¿Acaso cree que no soy consciente de la fantasía que despierto en usted? , ande cuénteme lo que sepa y verá como se premiarle… Créame que puedo llegar a ser muy generosa.-añadió, desabrochando su sujetador para que Alfredo pudiese tocarla mejor.-…”

mari dijo...

Madre mia la Encarnita de las narices...¿esque esta tipeja no sabe conseguir sus metas de otra forma?...seguro que todo su sueldo se lo gasta en bonitos encajes,espero que Alfredo sepa lo que hace.

Un bacio!!!!!!
(progresas adecuadamente)

Celia Rivera Gutierrez dijo...

Si Alfredo no despierta de su letargo del trabajo creo que pronto se encontrá en una tela de araña tan bien tejida de la que sera dificil escapar.

Te sigo
Saludos

apm dijo...

Uyuyuy... que la Encarna es mucha Encarna, y es maestra en juegos... !que peligro!, menuda se le avecina a Alfedo.

Con la intriga me quedo ¿como se las maravillará Alfredito?

Un besote gordisimo

salmorelli dijo...

“CAPITULO 21


… Alfredo, preso de los encantos de la directora de Marketing, se abalanzó sobre ella postrándola sobre la mesa sin mediar palabra alguna, mientras Encarna, creyéndose segura de que él sabía donde se ocultaban los documentos de la patente, se dejaba avasallar por el empleado con una sonrisa llena de satisfacción sucumbiendo ante los instintos más básicos que el ingeniero mostraba hasta satisfacer sus necesidades de mujer fogosa y ardiente.

Sin dar tregua, el ingeniero, se afanaba en desnudarla a la vez que el cuerpo de la mujer se estremecía entre suspiros cada vez menos fingidos, hasta que les interrumpieron llamando a la puerta como intentando abrirla.

- ¡Encarna! ¿estás ahí?

Encarna, detuvo los movimientos de Alfredo tapando su boca para no ser delatados y lo empujó hacia atrás quitándoselo de encima.

- ¡Encarna, sé que estás ahí! ¡Abre la puerta!-volvieron a gritar, reconociendo la empresaria que se trataba de Lluis Creus.-
- Corre escóndete bajo la mesa, no quiero que me descubran enredada con un empleado.-dijo en voz baja.- ¡Un segundo, Lluis, enseguida abro!

Tras acicalarse un poco abrió la puerta al contable, mientras Alfredo contenía su respiración bajo la mesa por temor a ser descubierto.

- ¿Qué haces aquí encerrada? –Le recriminó su socio.- ¿con la que hay formada en la empresa y tu te encierras aquí?
- ¿Qué sucede? , lo siento, necesitaba aislarme de este caos, aunque tu estarás satisfecho.
- ¿Yo? ¿por qué?
- Has conseguido cerrar la empresa mañana.
- No seas ingrata, Encarna. ¿Y Villazán, donde está?
- ¿Villazán?
- Si, Jacobo, me ha dicho que estaba reunido contigo en tu despacho.
- ¡Ah! , bueno, pera ya marchó, tan solo quería asegurarme de que él echaría el resto para terminar los trabajos pendientes esta tarde.
- Pues, date prisa y ve a reunirte con mi hermano y con Jacobo que te esperan en dirección.
- Enseguida voy…
- Y péinate un poco que pareces que te acabas de dar un revolcón.-añadió, el menor de los Creus al retirarse.-

Sin más explicaciones que verse un poco más tarde para aclarar la historia de los documentos, Encarna, despachó a Alfredo de su despacho y corrió a reunirse con Jordi y Jacobo…”

mari dijo...

La Encarnita tela marinera,pero Alfredito no pierde oportunidad...denoto una pena por la muerte del compañero algo sospechosa!!!!!

Un bacio.

Celia Rivera Gutierrez dijo...

y ¿que nos vas a dar así de poquito en poquito?
me tienes en ascuas
Te sigo

annasunn dijo...

Muy bueno,ya tenemos lio.Espermos que Alfredito no se deje guiar mucho por semejante pelandrusca!

Besitos guapo.

salmorelli dijo...

“CAPITULO Nº 22


… Transcurrida apenas media hora, Jacobo Torrent, reclamó a su secretaria la presencia de la señorita Vall de nuevo en su despacho. Extrañada de que tampoco respondiera al teléfono de su despacho, la empleada, corrió a su encuentro por las dependencias de la empresa para sofocar cuanto antes la mal educada impaciencia de su jefe.

- ¡Ahhhhhhh!-el grito de la secretaria de Torrent estremeció los muros del edificio, y todo el personal sin excepción corrió al reclamo de su alarido.-

La imagen dantesca de Encarna Vall, degollada en el baño se señoras impactó de brutal manera a todos los que fueron llegando, Alfredo, que minutos antes había disfrutado de aquél encuentro clandestino en su despacho, corrió hacia su cuerpo con la esperanza de encontrarla aún con vida.

- ¡Que sucede aquí! ¿qué alboroto es este?-preguntaba, Torrent, haciéndose hueco entre sus empleados escoltado por Jordi Creus.- ¡Dios Santo, Encarna! –exclamó horrorizado.-

Lluis, intentando mantener la calma mandó a todo el mundo salir de aquél habitáculo e indicó al conserje y a Maruja, una de las limpiadoras, que se hicieran cargo de la secretaria del Sr. Torrent que se había desmayado ante tal impresión, mientras Alfredo negaba con su cabeza que hubiera alguna posibilidad de reanimarla. Encarna, había sido asesinada.

- Por favor, Jacobo, salid todos de aquí. No es bueno que toquéis nada hasta que llegue la policía.-indicó, Lluis Creus.-
- ¡Pero por qué a Encarna! ¿qué significa todo esto?-se preguntaba llorando Jordi Creus.-
- ¿Y porqué, Ramón? –preguntó desde la puerta, Raúl, el chico de los recados.-
- ¡Cállate inútil! –recriminó, el mayor de los Creus, ante la apreciación de su subordinado.-
- Calmémonos todos y llamemos a la policía.-volvió a decir Lluis.- Usted, Alfredo, indique a todo el personal que se reúna en la sala de descanso y prohíba la salida de la empresa a todo el mundo, el maldito hijo de puta que haya hecho esto seguramente se encuentre entre nosotros.-añadió.-

Acto seguido y mientras se denotaba un ambiente hostil entre los empleados que no entendían lo que estaba sucediendo en una empresa como aquella y el motivo por el cual se les retenía como si fueran delincuentes por los miembros de seguridad de la compañía, hizo su aparición en Cretovall, Vicente Romeu junto a la agente Ramírez y Fabricio…”

mari dijo...

AHHHHHHHHHHHHHH¡¡¡¡¡ ¿DEGOLLADA?

AHORA SI QUE ME HE QUEDADO,PUFF...

UN BACIO!!!!

Celia Rivera Gutierrez dijo...

Oye, una sospechosa menos pero al precio de la vida perdida.
¿Pues que esta pasando por aquí que hasta a los malos les pasan cosas?.

Te sigo

salmorelli dijo...

“CAPITULO Nº 23


… - Inspector, algo terrible ha sucedido.-dijo Jordi Creus, acercándose a la comitiva policial.-

Los agentes del orden, pasaron de inmediato a inspeccionar la escena del crimen y preguntaron con rapidez si habían manipulado algo en aquél servicio. Creus los informó de las maniobras fallidas de Villazán por reanimarla y que a nadie más les habían permitido acercarse al cuerpo de Encarna.

Romeu, mando a Fabricio a acordonar el pasillo de entrada a los servicios e indicó a la agente Ramírez que pasara a tomar declaración a la secretaria de Torrent, que encontró el cuerpo, y al propio Alfredo Villazán para conocer si aún la habían encontró con vida. A continuación, llamó al grupo de homicidios y al teniente Condumero de la policía científica para que se personasen cuanto antes en la empresa tarraconense.

- Ustedes, por favor retírense de aquí y dejen trabajar a los profesionales que están a punto de llegar. Vayan a uno de sus despachos, para no increpar aún más a los trabajadores que andan un poco exaltados y esperen allí mis noticias.-ordenó, el inspector a los socios de la señorita Vall.-
- Como usted mande, inspector.-contestó, Jordi Creus cogiendo del brazo a Jacobo Torrent que atónito no dejaba de mirar el cadáver de su amiga con lágrimas en los ojos.-
- ¿Y su hermano, señor Creus? –preguntó, Romeu.-
- Están con el personal en la zona de descanso.
- Parece que es el único socio al que toleran en estos momentos, ¿no?
- Lluis, siempre ha tenido un espíritu sindicalista y muy rebelde muy a pesar del resto que conformamos el consejo de administración de la empresa y que no entendemos su postura.-contestó, Jordi.-
- Déjalo, Jordi, ya hablaré con ese mocoso más tarde.-dijo Torrent.-
- Mejor dejen las rencillas para más tarde y hagan lo que les he dicho.-concluyó, Romeu.-

Ni transcurridos veinte minutos, se personaba en Cretovall el teniente Condumero acompañado del grupo especial de la brigada de homicidios de la Generalitat.

- ¿Qué tenemos, Vicente?-preguntó al llegar.-
- Mujer blanca, de unos cuarenta y cinco años, que presenta herida abierta por arma blanca en el cuello. –contestó, Romeu.-
- ¿Trabajadora de la empresa?
- Una de las propietarias…
- ¿Cree que existe alguna relación con el cadáver que apareció en el puerto hace unos días?
- Con toda seguridad, Condumero.
- Bien…-dijo colocándose unos guantes e indicando a sus ayudantes que pasaran con él a la escena.-

Mientras los científicos realizaban sus tareas, Romeu, se acercó a la sala en la que se encontraba el personal que estaba siendo interrogado por Cristina y Fabricio. El hervidero que suponía los corrillos que conformaban los trabajadores apostados por cada rincón de la empresa supuso que la policía interviniera antes de que cuajara la opción de pedir explicaciones a los dirigentes de la empresa por las bravas…”

mari dijo...

PUFF...MAESTROOOOOOOOOOO ERES EL ESPIRITU DE LA INTRIGA,UN CAPITULO DONDE SE PERCIBE MUCHO MOVIMIENTO PERO NO NOS ACLARAS NADA...ME TIENES NERVIOSITA HASTA EL SIGUIENTE CAPITULO,SUMANDOLE MAS INTRIGA POR QUE NUNCA SÉ EN QUE MOMENTO NOS SORPRENDERAS CON UN NUEVO CAPITULO...PERO SEGURO QUE LA ESPERA SERA RECOMPENSADA,SEGURO!!!!!

UN BACIO.

apm dijo...

Ay por dios!, a ver ahora con Encarna asesinadita en quien recalamos las sospechas, ella que era la prime (en la que sospechar), será algún hermano Creus? !hay que suspense, Salmorelli!, no obstante, yo sigo pensando que detrás de estas muertes está la mano de una femme, y ahora que Encarna no puede ser ¿quien será?

!Con menuda intriga nos dejas, hijo mio!. Un besote bien gordo y sonoro.

Celia Rivera Gutierrez dijo...

Oye, ¿Poe casualidad aAlfredo no se pensara cobrar a lo chino lo que le han hecho y pretende quedarse con sus inventos?
Esto esta muy extraño, eso de perdidas de documentos y muerte.

Te sigo.

Celia Rivera Gutiérrez

annasunn dijo...

Ahi por Dios! Esto si que no me lo esperaba,yo que no me fiaba ni un pelo de la pobre Encarna.
Me parece que no va a ser la última en morir..¿No?

Besos a todos.

mari dijo...

YO NO HE PRESENCIADO INTERROGATORIO MAS LARGO EN TODA MI VIDA...FABRICIO Y CRISTINA TIENEN QUE ESTAR REVENTAITOS,¿TANTOS EMPLEADOS TIENE ESA EMPRESA?....MAESTRO SI ESTO FORMA PARTE DE LA INTRIGA TE ESTA QUEDANDO DE P.MADRE JAJAJAJ

UN BACIO

salmorelli dijo...

“CAPITULO Nº 24


…- ¡Silencio!-gritó Romeu, para imponer el orden en la sala.- Agentes, vayan tomando huella de todos los empleados y que se marchen a casa.-añadió.-
- ¿Y que hacemos mañana? –preguntó uno de los mecánicos.-
- Mañana, lo que acostumbren hacer, que me parece que es venir a trabajar.-contestó el policía.-
- Mañana vamos al entierro de Barrufet.
- Pues estupendo. Vayan de entierro y después según hayan acordado con sus jefes reincorporasen cuando tengan estipulado.-contestó para quitárselos de encima.- Usted, Villazán, y la señorita secretaria del señor Torrent, aguarden unos minutos más, que tengo que hablar con ustedes unos minutos.-añadió, sorprendiendo al ingeniero ante la mirada de desconfianza del resto de compañeros.-

Quedándose, transcurridos unos minutos, por fin a solas con ellos pidió a la secretaria que abandonase la sala para charlar primero con Alfredo.

- Y bien, señor Villazán…-entonó, Romeu.-
- Usted me dirá, ¿Qué desea de mí? –preguntó tomando asiento.-
- Un segundito. ¡A ver, Fabricio!
- Dígame Romeu.-contestó el agente reuniéndose con el.-
- Le he dicho que todo el mundo abandone la empresa menos estos dos señores y los socios que deben permanecer en un despacho, ¿no me ha entendido?
- Sí, claro, ahora termino de echar a los cuatro curiosos que quedan dando vueltas.
- Bien, por donde íbamos… ¡Ah! , sí. Resulta curioso, señor Villazán, que una vez más de entre unas sesenta personas que conforman la plantilla de Cretovall, aparezca un cadáver y usted sea el último en conversar con ellos.
- Mire agente…
- Inspector. Inspector Romeu.-intervino Vicente, para aclarar su puesto en el escalafón.-
- Perdón, inspector, pero no me gusta que inicie su interrogatorio con ese tono que insinúa no se qué cosa...
-¿Mi tono dice usted? –Preguntó irónicamente, Romeu.-
- Yo sé muy bien lo que me digo. Si fui el último en hablar con Ramón y la señorita Vall fue tan sólo por motivos profesionales, ya se lo dije cuando apareció el cuerpo de Ramón. Es sólo una maldita coincidencia.- contestó el ingeniero indignado.-
- Una coincidencia terrible, como bien dice, pero, ¿De nuevo el motivo podría señalar hacia ese misterioso proyecto para la farmacéutica alemana?
- Pues sí señor. En dos días termina el plazo de entrega y fíjese la que se ha liado.
- Y la que se va a liar, Villazán, y la que se va a liar…-dejó en el aire Romeu.-

A los pocos minutos, el teniente Condumero, se reunía con Romeu para darle nuevos datos.

- Inspector, ¿puede venir un momento?
- Sí, disculpe Villazán, enseguida vuelvo con usted.-contestó saliendo de la sala.- Tu me dirás, Condumero, ¿algunas pruebas fehacientes?
- Ya ha venido el juez y ha ordenado el levantamiento del cadáver, en cuanto llegue a la morgue trabajaré codo con codo con el forense encargado del caso, y lo mantendré informado.
- ¿pero algo que destacar en preliminares?
- Sí, creo que sí. Esa mujer ha sufrido una muerte placentera hasta que le fue seccionada la yugular.-contestó, Condumero.-
- A ver explícate.-ordenó, Romeu.-
- Sí, escuche. Mire, la señorita Vall, aparece en la escena sin ropa interior…
- ¿Sin bragas? –preguntó, asintiendo con su cabeza el científico.- Tampoco es muy extraño en los tiempos que corren, además le puedo asegurar que la señorita Vall, reunía todas las cualidades de mujer fatal.-dijo bromeando, el inspector.-…”

mari dijo...

jajajajajjaj, no sé porque pero este capitulo me hace mucha gracia,¿MAESTRO ESTAS INTENTANDO ALGO?AHORA RESULTA QUE TODO APUNTA A ALFREDO,¿TODO PORQUE ENCARNITA NO TENIA BRAGAS??VENGA HOMBRE,SEGURO QUE CRISTINA TIENE LAS COSAS ALGO MAS CLARAS.

UN BACIO.

(El Lince es un encanto)

salmorelli dijo...

“CAPITULO Nº 25


… - Las marcas que aparecen también en el cuello de la victima nos confirman a priori que fue estrangulada antes de ser degollada, pero en fin ya le digo que la autopsia arrojará muchos más datos como usted bien sabe.-concluyó, Condumero.-

A continuación, Romeu, retomó el interrogatorio con Villazán hasta que no pudo obtener más datos sobre su encuentro con la señorita Vall, aunque sí del proyecto que estaban ultimando.

Al parecer la máquina que habían diseñado el difunto Barrufet y él mismo, y cuyos planos y patentes no aparecían, resultaba del todo innovadora. Según la confesión de Alfredo, que no resultaba del todo convincente, habían conseguido que los productos que se etiquetasen con ella vieran de manera sorprendente disminuido el tiempo para realizar este quehacer, consiguiendo así una mayor producción. También especificó el ingeniero que al utilizar un ensamblaje especial conseguirían dar mayor relieve a la impresión, haciendo resaltar de manera muy atractiva el nombre del producto a vender. En definitiva venía a decir que la máquina y sobre todo su patente vendrían a revolucionar el sector a nivel mundial.

Despidiéndose de él hasta el día siguiente y sugiriéndole que estuviera localizable ante cualquier contratiempo que pudiera aparecer respecto a la investigación, dio paso a entrevistarse con la secretaria del presidente, que sin querer desvelar demasiados asuntos personales sobre su jefe terminó confesando la relación que había mantenido con la señorita Vall años atrás.

- ¿Y dice usted que actualmente no existía relación intima entre ambos?
- No inspector. Si es cierto que la señorita Encarna parecía continuar enamorada del señor Torrent, pero la verdad sea dicha es que éste no le seguía el juego en absoluto.-contestó la secretaria.-
- ¿Quizás si existiese algún tipo de relación especial con algún otro directivo o empleado?
- No, que yo sepa.
- ¿Alguna discusión que usted presenciara o escuchase?
- Discusión no, bueno digamos que en las últimas semanas todos los miembros de la junta andaban un poco mas nerviosos de la cuenta… y ahora que lo dice si que ha habido ciertos desencuentros entre algunos de ellos.-confirmó.-
- ¿Puede recordar entre quién concretamente? –preguntó, Romeu interesado.-
- Sí, recuerdo que el señor Lluis Creus, el menor de los hermanos, se enfrentaba al resto de jefes de manera desatada.-contestó la secretaria.- Además, tras la muerte de Alfredo se posicionó a favor de los trabajadores… si, recuerdo como salió disparatando un día del despacho del señor Torrent y como este enfurecido lo insultaba ante su propio hermano y la señorita Encarna.-añadió.-
- Bien, sus palabras han resultado de gran ayuda para nosotros-dijo el policía para dar por concluido el interrogatorio.-
- ¿No se enterará el señor Torrent de esta conversación, verdad?
- Vaya tranquila señorita, pero parece que infunde en usted un gran miedo el señor Torrent, ¿no?....”

mari dijo...

"SUS palabras han resultado de gran ayuda"...pues lo que es ami me dejan PUFF!!!!!!Venga Maestro arrancate,que este capitulo me deja peor que al principio,MADRE MIA!!!!!!

Un bacio

salmorelli dijo...

“CAPITULO Nº 26


… Cristina, se acercó a su jefe al salir de la sala de descanso la secretaria y le confirmó que uno de los agentes había marchado tras los pasos de Villazán para mantenerlo bajo control.

- Estupendo, agente. ¿Y Fabricio?
- Marchó como usted le dijo para continuar con la investigación de las empresas que forman parte de la cartera de clientes de Cretovall, señor.
- Bien, bien, bien… Cristina, permítame una pregunta. ¿Cree usted que Villazán es la persona que estamos buscando?
- La verdad sea dicha, no.-contestó sin titubear su subordinada.-
- ¿Parece muy segura? ¿por qué no?
- Tal vez mi instinto me dice que aquí se está cociendo un asunto de grandes intereses y no creo a Villazán, capaz de manejar una situación así.-afirmó.-
- No se, no se… si no es así a la seguridad que lo estamos sometiendo quizás le salve la vida.

A continuación se dirigieron ambos al despacho de Torrent, donde aguardaba éste junto a los hermanos Creus.

- Inspector, me parece descabellado que nos haya tenido aquí retenido más de dos horas-dijo de manera insolente Jacobo Torrent.-
- Y a mí me parece asquerosa su afirmación, así que haga el favor de sentarse y de atender a mis preguntas.-contestó ofendido Romeu.-
Tras una hora de interrogatorio en el que la agente Ramírez no dejaba de tomar notas, Vicente Romeu, concluyó ante las continuadas evasivas de los directivos de Cretovall a contestar sin la presencia de sus abogados, que algo gordo estaba a punto de reventar en la empresa y que aquellos señores sabían mucho más de lo que estaban dispuestos a contar. Por eso los cito a la mañana siguiente, en compañía de los letrados de la empresa, en jefatura y seguidamente ordenó precintar la empresa hasta nueva orden y dispuso que una patrulla vigilase los accesos a la misma, sin atender a las protestas de los dueños de la misma, que argumentaban que debían seguir trabajando.

- ¿Vienes a cenar, Cristina?
- No, señor, si me lo permite prefiero retirarme ya a casa.
- De acuerdo, llevas razón, será mejor descansar. Mañana nos espera de nuevo un día complicado.-contestó, Romeu.-

El inspector, sin embargo indicó a uno de los coches patrullas que lo condujera hasta la morgue para seguir de cerca las investigaciones que se estaban realizando sobre el cuerpo de la señorita Vall…”

mari dijo...

BUENO BUENO,CREO QUE OPINO IGUAL QUE CRISTINA,AUNQUE CON LO QUE HE DISFRUTADO DE TODOS TUS RELATOS TAMBIEN ME PUEDO ESPERAR CUALQUIER GIRO Y YA LA TENEMOS LIADA.

HOY GENIAL!!!!!GRACIAS,POR MI PUEDES SEGUIR JAJAJJA

apm dijo...

Salmorelli, me he leido los tres últimos capítulos del tirón, la cosa está liada, pero que liada, como coloquialmente se dice, con más problemas que un libro de matematicas... no se yo como van a resolver to este lio Romeu y Cristina, porque yo, lo úniquito que tengo claro es que Ramón no ha sido, y encima aquí no hay un mayordomo al que cargarle los muertos.

Asi que, esperando quedo nuevas pistas y acontecimientos.

Un besote supergordísimo

Celia Rivera Gutierrez dijo...

Saludos y seguire a la espera de lo que sigue, pues nos lo das a cuenta gotas.

Te sigo.

Y saludos a todos los quete seguimos tambíen

salmorelli dijo...

“CAPITULO Nº 27


- Vaya, seré capulla.-se dijo para sí, la agente Ramírez, al darse cuenta que había olvidado su agenda de notas en Cretovall.-

Con las mismas dio media vuelta en la siguiente esquina a su vehículo y regresó al polígono industrial donde quedaba la empresa siniestrada. La noche, era completamente de perros y la lluvia arreciaba en torno a las once y media, mientras en la puerta de la empresa permanecía apostado el coche patrulla como el inspector Romeu había ordenado.

Cristina, bajo de su coche y amparada por una revista en la cabeza a falta de paraguas se acercó hacia los compañeros para que le abriesen un momento la puerta.

- ¡Joder! –Exclamó para sí al comprobar que los agentes no se encontraban en el interior del vehículo.-

Tras llamar a la puerta sin hallar respuesta alguna, rodeó el edificio, bajo el diminuto techo que rodeaba la impresionante nave intentando evitar calarse hasta los huesos, pero tampoco consiguió toparse con la supuesta ronda de vigilancia que podrían estar dando los policías. De nuevo volvió a la fachada principal y ni rastro de ellos. Pensando en que algo raro podría estar ocurriendo se dirigió de nuevo a su coche en busca de su teléfono para contactar con la jefatura, pero al ir a abrir la puerta escuchó unos pasos que se acercaron diligentemente hacia ella.

- Levante sus manos, señorita.-indicó una voz a su espalda con acento extranjero.-
- Tranquilo, no tengo nada que darle.-contestó, Cristina, sobreponiéndose del susto.-
- Sea considerada y haga lo que le ordeno.-insistió el desconocido.-

Cristina, intentó revolverse y el extranjero con certeza le asestó un culatazo con su arma en la nuca dejándola inconsciente en el suelo.

Mientras sucedían estos acontecimientos, Romeu, recibía junto a Condumero los datos de la autopsia de la señorita Vall por parte del forense encargado del caso.

- ¿Y dice usted que la degollaron después de estrangularla? –preguntó, el inspector al galeno.-
- Sí, parece ser que mantuvo relaciones sexuales de lo más placentera, ya que no encontramos desgarros ni en vagina ni hematomas en sus piernas que evidenciaran un posible forcejeo a la hora de consumar el acto.-explicó el forense.- A continuación la estrangularon, de ahí las muestras de tejido encontrado en sus uñas y las contusiones en brazos y cuello. Posteriormente para asegurar que estaba muerta le sesgaron la yugular y la garganta con un arma blanca de poca hoja dada la profundidad del corte.-confirmó resumiendo el informe.-
- Entonces, me confirma que tenemos el ADN del asesino en sus uñas y muestras de su semen.-dijo, Romeu.-
- Los tejidos de las uñas andan analizándolos, inspector, pero en cuanto a las muestras de semen nos acaban de confirmar desde el laboratorio que pertenecen a dos sospechosos.-contestó, el forense.-
- ¿Se cepilló a dos tíos antes de que la mataran? –preguntó, Condumero.-
- Eso parece. Las muestras nos confirman que la señorita…
- Vall.-dijo, Romeu, para confirmar el nombre de la victima ante la indecisión del médico.-
- Eso es, perdón. La señorita Vall, mantuvo relación casi simultánea en el tiempo con dos tipos diferente.
- Vaya, vaya. Gracias, doctor, en cuanto tenga los datos que nos faltan envíenoslo a comisaría…”

mari dijo...

con dos???? ya me he liado puff!!!y ahora Cristina en peligro ¿donde esta Fabricio? y el resto de la vigilancia??? desde luego estos catalanes que poco responsables jajja,bueno esperare impaciente...

ENHORABUENA MAESTRO!!!!

salmorelli dijo...

“CAPITULO Nº 28



Tras aquellos reveladores datos arrojados por la autopsia, los informes de la investigación de Fabricio apuntaban de nuevo a la persona que supuestamente había visto por última vez a las victimas con vida.

- No hay duda de que debemos interrogar de nuevo a Villazán, ese hombre nos oculta algo y apuesto el cuello a que su ADN se encuentra entre los restos encontrados en el cuerpo de Encarna Vall.-dijo, Romeu.- Id a su casa y traedlo aquí.-añadió.-
- Señor, puede ser que este trabajador este ajeno a las tareas delictivas que hemos hallado tras la farmacéutica alemana.-indicó, Fabricio.-
- Es posible, Fabricio, pero aquí existe también algo personal ajeno al tema mercantil que estamos descubriendo ahora.
- ¿Habría entonces que interrogar a los dueños mejor?
- Estos están citados dentro de unas horas con los abogados de la empresa, si conseguimos arrancar al ingeniero algún dato más, podremos llegar mejor informados a esa entrevista.-afirmó el inspector.-

Fabricio, en compañía de otros dos agentes, se personó en el domicilio de Alfredo Villazán para su detención como sospechoso de asesinato. Éste, sin demostrar sorpresa por la presencia policial en su casa a esas horas de la madrugada, les acompañó sin rechistar hasta la presencia de Romeu, que denotaba ya bastante cansancio en su rostro, mientras que Cristina, maniatada y con los ojos vendados, permanecía encerrada en uno de los cuartillos de limpieza de Cretovall sin saber que estaba sucediendo a su alrededor.

- Buenas noches, Villazán, ¿sabe porque lo hemos detenido? –preguntó, Romeu.-
- Yo no he sido, inspector, se lo puedo jurar por lo más sagrado.-contestó, Alfredo.-
- Mire…-dijo tomando asiento frente a él en la sala de interrogatorios.- en muy pocos días se ha llenado mi mesa de muertos, fraudes fiscales e incluso, muy posiblemente, de un expediente para desmantelar una red de trafico de droga de carácter internacional-añadió.- ¿y usted me anda con juramentos? Escúcheme ingeniero, si está intentando joderme se va arrepentir ¡Me entiende! –gritó, Romeu, dando un golpe en la mesa.-
- ¿Drogas? No se de que está hablando se lo juro
- ¡Que deje de jurar, coño! , si drogas. Ese proyectito súper novedoso en el que usted trabaja tan fervientemente día y noche está vendido a una importante red mafiosa del narcotráfico colombiano.
- No, se equivoca, trabajamos en una máquina para una farmacéutica alemana.-intentó explicar.-
- ¡Y una leche! , a ver Fabricio expliqué a este individuo para quién está trabajando, ¡se cree que soy tonto! –volvió a gritar, levantándose de su silla.- ¿Porqué mató a su compañero y a su jefa? ¡Conteste!
- Ya le he dicho que yo no fui ¡Como quiere que se lo diga! –exclamó desesperado, Villazán, queriéndose poner en pie.-
- Sin chillar, amigo.-indicó, Fabricio, empujando su hombro para volver a sentarlo.- Haga el favor de contestar al inspector y todo será mucho más fácil.
- ¿Pero que quieren que conteste? Ya les digo que yo no he sido.-contestó, rompiendo a llorar.-
- ¿Mantuvo usted relaciones sexuales con la señorita Vall? –preguntó, Romeu, volviendo de nuevo a la carga.-
- Sí, ¿cómo saben ustedes eso? –preguntó apartando las manos de su rostro sorprendido.-
- ¿Se la folló a gusto hasta que decidió estrangularla? ¿o fue tanto el placer que no controló sus impulsos? .-insinuó, Romeu.-
- Yo no mate a Encarna, mantuve un encuentro con ella en su despacho, pero nada más. Créame, alguien la mato después de verse conmigo.-explicó, Alfredo.-
- ¿Y porqué no dijo nada de este jueguito con la señorita Vall en los anteriores interrogatorios? ¡Que esconde, maldita sea!
- Yo no escondo nada, inspector, soy un hombre casado y lo último que deseo es hacer daño a mi familia. –explicó.- Aún no se como ocurrió todo, le puedo asegurar que era la primera vez que sucedía un episodio así entre la señorita Vall y yo.-añadió.-…”

mari dijo...

SOLO DIGO,QUE NI SE TE PASE POR LA CABEZA DEJARNOS ASIIIIIIIIII!!!!!!

LA VERDAD ES QUE ALFREDO CREO QUE LO PASARA MUY MAL...PERO CRISTINA,DIOS MIO!!!!!AQUI HAY MUCHA TELA QUE CORTAR...MAESTRO EL RELATO ESTA GENIAL!!!!!

UN BACIO.

apm dijo...

Bueno, bueno, bueno... menudas estan las cosas: Alfredo declarando sus relaciones sexuales, Cristina maniatada no se sabe todavía por quien, los Creus citados a declarar -eso sí, con sus abogados-, Ramón y Encarna que siguen asesinaditos, y, la empresa, trabajando nada más y nada menos que para unos narcos colombianos... !manda carallo!, pues maestro, así las cosas, vamos a prepararnos para la traca final que, apunta a ser de las grandiosas... !que emoción!

Un besote y de los gordos

mari dijo...

Bueno sabado por la tarde,todo en calma asi que me preparo un cafetito para disfrutar de "MI MOMENTO"...Repaso el relato del MAESTRO desde el capitulo uno hasta el ultimo por el momento,espero que todavia quede mucho para la traca final,como dice nuestra compañera apm,no pierdo detalle ademas de disfrutar de todos los capitulos seguidos,que desdeluego si disponeis de tiempo recomiendo que lo hagais porque vale la pena disfrutar de todos,es como si tuviésemos este relato en nuestras manos pasando las paginas de un buen libro...bueno que me enredo,lo que queria deciros esque creo que se quien es el acompañante que esta en estos momentos con Cristina,repasarlo creo que mas de uno coincidira conmigo.
Besitos para todos,espero que esteis disfrutando como lo hago yo.

Un bacio Maestro!!!!!

(progresas adecuadamente)

salmorelli dijo...

“CAPITULO Nº 29


… - Realmente, señor Villazán, sus relaciones extramatrimoniales, personalmente, me traen al pairo. Eso será una cuestión que deberá usted aclarar con su esposa si es que llega el momento, pero hasta que todo esto se aclare permanecerá encerrado en nuestras dependencias. Entre otras cosas, porque si nos agarramos a su presunción de inocencia, su vida corre peligro ¿lo entiende? –Explicó, Romeu.-
- No me queda otro remedio inspector.

En Cretovall, los secuestradores de la agente Ramírez, revolvían los despachos en busca de los planos del proyecto que tantas desgracias estaban causando a la empresa. Cristina, a tientas conseguía acercarse a una de las esquinas de aquél cuartillo para intentar zafarse de la cuerda que maniataba sus manos.

- Son más de las tres y media, inspector, y tiene usted citados a las nueve a los dirigentes de esa dichosa empresa ¿No cree conveniente marcharse a descansar un poco a casa?
- Fabricio, no se preocupe por mí y si necesita descansar márchese usted que no tiene muy buena cara que digamos.-contestó, Romeu, bromeando.-
- De eso nada, no voy a permitir que se pavonee un hombre de su edad de tener más resistencia que yo.-contestó siguiendo la broma el italiano.- ¿Un café?
- Como no, es el alimento base de los buenos policías.-contestó el inspector.- Por cierto, explíqueme bien que tiene de golosa esa máquina que ha inventado Villazán para esos vendedores de droga.
- Señor, según el material incautado, esa original máquina da un relieve considerable a las etiquetas que adapta a los productos que pasan por ella…
- ¿Eso no es una novedad?
- Claro que no, pero la novedad está en la sustancia que utilizan para ello. La “Teniminita”.
- ¡Dios! Eso suena a medicamento de los malos.-bromeo, Romeu.- Explíquese.
- La “Teniminita”, es un compuesto químico que junto con el estaño proporciona al pasar por el invento de Villazán y Barrufet un termo sellado poco conocido hasta el momento.-explicó.- Aprovechando dicho desconocimiento, que escapa a los actuales detectores e incluso al olfato de los perros, en el interior de esos relieves se pueden inyectar dosis de cocaína y transportarlas sin levantar sospecha alguna desde cualquier parte del mundo
- ¡Hijos de puta! ¿y como admitieron los ingenieros realizar este encargo?
- A ellos le vendieron la moto de que el relieve iría relleno de silicona, lo que efectivamente también era todo un invento. Incluso puede ser que los propios dirigentes de la empresa lo creyeran, no digo que no. Pero creo, señor, que a Barrufet le olía mal todo este proyecto desde un principio, por muy novedoso que resultara este invento publicitario para una farmacéutica los envasados resultarían muy costosos.
- Bien, bien, bien, todo empieza a encajar. Sabes Fabricio, después de tantos años en el cuerpo se da uno cuenta de que la vida del policía es lo más parecido a dedicarse a hacer puzzles. En pocas ocasiones se pierden piezas y todo acaba ensamblando un precioso cuadro…”

mari dijo...

Villazan encerrado,Cristina secuestrada,ahora el tema de la "TENIMINITA"Puff como esta el asunto!!!!!!

Maestro,la vida es un puzzle,el puzle que cada uno tiene que ir montando pieza a pieza para que ese cuadro sea el que deseamos.

Un bacio

salmorelli dijo...

“CAPITULO Nº 30


… -¡Dios! ¿Qué es esto? –exclamó, Cristina, al mojarse las manos con algo que había en el suelo en su intento de rasgar la cuerda que la ataba.-

Desesperada, oía como a lo lejos se establecía una conversación entre unos extranjeros y otra persona que si que hablaba el castellano. Como pudo, pegó su cabeza a la pared y refregándola contra ella consiguió quitarse el trapo que vendaba sus ojos, y buscando alguna herramienta o utensilio con el que liberarse de los amarritos se llevó una terrible sorpresa entre la penumbra de aquel habitáculo.

- ¡Joder!

Los cuerpos de los policías que hacían guardia en la puerta se encontraban desangrados y sin vida junto a ella. Llevada por la furia y por el temor de terminar de la misma manera volvió al quicio y refregó con violencia sus muñecas hasta conseguir su propósito dejándose la piel allí. Con cautela y sin hacer mucho ruido se acercó a la puerta. La voz le resultaba familiar.

- Os he dicho que estáis perdiendo el tiempo. Esos documentos los tengo a buen recaudo y no os lo daré hasta que cumpláis con lo acordado.
- ¿Por qué hemos de confiar en su palabra?-preguntó el extranjero.-
- Porque no le queda otra opción, amigo.
- Más le vale cumplir, sino se verá envuelto en terribles circunstancias.
- Ahora, si me lo permiten les tengo que abandonar. Procuren deshacerse de esos policías y no dejar más huellas que impliquen a la empresa.

Cristina, comenzó a revisar el cuartillo para poner a salvo su vida, mientras que la radio del coche patrulla no dejaba de pedir novedades a los agentes encomendados a la vigilancia de Cretovall.

- ¡Inspector! ¡Inspector!
- ¿Qué sucede, Oriol? –preguntó sobresaltado, Romeu, que continuaba conversando con Fabricio.-
- Los agentes, que vigilaban la empresa no contestan a la emisora desde hace ya bastante tiempo.
- ¿No puede ser? , vamos Fabricio, esta historia es de lo más rocambolesca y le caben aún episodios mucho más extraños.-indicó, Romeu.-
- ¿Avisamos de camino a Cristina?
- No hace falta, déjela descansar, pero dé la orden a la patrulla más cercana de que se acerque por el lugar mientras llegamos.

Cristina, oyó como se cerraba de un portazo la puerta metálica de la entrada y como unos pasos parecían acercarse hasta el lugar donde se encontraba. Ayudada por una escalera de limpieza tanteó las placas del techo hasta dar con una salida de olores apostada en un lateral. Con fuerza tiró de ella y comprobó que se comunicaba con los conductos de aire acondicionado y que su amplitud dejaba paso perfectamente a su escuchumizado porte. Los pasos eran cada vez más cercanos. Corrió de nuevo y atrancó la puerta con varias escobas y fregonas, cuando al comenzar el forcejeo para abrir la puerta se perdió por el tenebroso hueco sin saber muy bien a donde iría a parar…”

mari dijo...

Este capitulo si que esta cargado de emoción,¿podrias seguir un poquito mas?,por favor!!!!

Un bacio.

Celia Rivera Gutierrez dijo...

SALMONELLI, NO NOS PUEDES DEJAR ASÍ CON LA TRAMA EN UN CALDERO SIN SABER QUE PAEASÁ.
SALUDOS

apm dijo...

Ay por dios Salmorelli, que se ha quedao la cosa en lo mas interesante, en escuas vivitas estoy... a donde llegará Cristina?, y sobre todo ¿quien será el que habla con los narcos?, maestro, hay que salir de dudas prontito, que no estamos ya pa tanto triquitraque intrigoso

Un besote gordísimo

salmorelli dijo...

“CAPITULO Nº 31


… La corta carrera profesional de la agente Ramírez la hizo dudar a la hora de continuar huyendo por aquella boca de lobo, que parecían aquellos enredosos conductos que surcaban en todas direcciones sobre los techos de la enorme nave. Se detuvo y pegó su oído a las frías planchas que tenía bajo ella buscando localizar a los asesinos, cuando éstas empezaron a crujir y se rasgaron dejándola caer al vacío sobre una mesa de oficina.

El golpetazo, alarmó a los delincuentes que andaban como locos buscándola a la vez que el coche patrulla alertado por la emisora llegaba hasta las puertas de Cretovall. Cristina, apenas sacaba fuerzas de flaqueza tras el golpe arrastrando una pierna que posiblemente se había roto tras el tremendo impacto.

- ¡Tenemos que huir de aquí! ¡La policía está en la puerta!-exclamó uno de ellos al oír las sirenas.-
- ¿Y dejarlo todo así?-preguntó el otro sicario.-
- ¡No hay tiempo para más! ¡Vamos!

Ambos, emprendieron la huida por la puerta trasera que servía de salida de mercancías, mientras Cristina alcanzaba el teléfono para avisar a Romeu.

En menos de quince minutos, el inspector y Fabricio, llegaron a la empresa etiquetadota y encontraron a los agentes atendiendo a Cristina. Ésta les explicó con detalle todo lo acontecido al tiempo que varias patrullas llegaban para rastrear la empresa y la zona en busca de los asesinos.

- Bien, Cristina, ahora tendrás que ir al hospital para que echen un vistazo a esa pierna.-indicó, Romeu.-
- ¿Pero, señor?
- ¡Ni señor, ni ostias!. Ya está bien Cristina, no tendrías que haber vuelto aquí solo.-contestó, el inspector, con gesto de preocupación.- ¿No ves que casi te matan?
- Pero, ya le dije…
- De acuerdo, pero ahora harás lo que te ordeno. Fabricio y yo nos haremos cargo de la situación.

Fabricio, la acompañó llevándola en brazos hasta uno de los patrulleros, mientras Romeu, rumiaba dando continuos paseos por los pasillos de la empresa en busca de alguna nueva prueba.

- Señor, ¿qué piensa de todo esto? –preguntó el italiano al regresar junto a él.-
- Han vuelto a sacar varias piezas del puzzle que ya tenía en mente, Fabricio.
- ¿A que se refiere?
- Es completamente ilógico, tirando de todos los hilos, que el asesino de Barrufet y la señorita Vall regresase aquí a buscar nada.
- ¿Entonces piensa…?
- Pienso que buscamos a dos asesinos con intereses contrapuestos o al menos que negociaban su estrategia por separado.
- Vaya, parece que lo ve muy claro…
- Hay que empezar a verlo claro hijo, van cuatro muertos y no han terminado con Cristina de verdadera chiripa.-contestó, Romeu, llevándose la mano a su frente.- Fabricio, asegúrese de que no falte ninguno de los miembros del consejo de administración de esta puta empresa a la cita de las ocho.
- Enseguida, señor.
- ¡Ah! y por cierto. He cambiado de opinión, envíe al hospital algún compañero que nos traiga aunque sea en silla de ruedas a Cristina a jefatura para el interrogatorio.
- ¿Señor?
- Sí Fabricio, es la única capaz de reconocer la voz que acompañaba a esos malditos asesinos. Y que no dejen de rastrear la zona hasta encontrarlos, no pueden andar muy lejos…”

mari dijo...

HEYYYYYYY ESTO ESTA MUY BIEN!!!!! POBRE CRISTINA,PERO ELLA AHY DURA Y AGUANTANDO,ROMEU SABE QUE LOS TRES FORMAN UN GRAN EQUIPO!!!!

MAESTRO ME GUSTA!!!!
UN BACIO

Celia Rivera Gutierrez dijo...

Al parecer las cosas empiezan a desenlazarse, ¿pero será? no nos tienes otras sorpresas?

te sigo

mari dijo...

Celia ¿sorpresas dices? no te quepa la menor duda,te lo digo por experiencia.

Un abrazo Celia!!!!!!

salmorelli dijo...

“CAPITULO Nº 32


…Localizar e interceptar a los clientes de Cretovall inmiscuidos en el tráfico de droga sería tarea ardua y costosa, pero capturar a los asesinos que escaparon de la nave era una gran oportunidad para golpear de manera concisa aquella trama, así como desvelar quién era la persona que los acompañaba durante el asalto que sufrieron los policías y la agente Ramírez sería un verdadero filón para desmarañar más de uno de los asuntos pendientes en aquél trágico expediente.

Mientras Romeu, aguardaba en jefatura a que llegaran los miembros directivos de la empresa, Fabricio, se encargo de ir personalmente a recoger a Cristina al hospital para que acudiera también a la cita.

- Aquí la tiene, inspector. Luxación en la rodilla izquierda y algunas magulladuras.-indicó, Fabricio.-
- Bien, siento de verdad que no pueda marcharse a casa para guardar reposo, pero entienda la situación.-explicó, Romeu a Cristina.-
- ¿A descansar? , pero si es usted quién me mando a quitar de en medio.-contestó, enfadada la policía.-
- Venga, venga, no se ponga así. Comprenda mis nervios, ya sabe usted que es una de mis mejores colaboradores y cometió una estupidez.-explicó, Romeu.-
- ¿Estupidez?
- Sí, Cristina, debería saber que no puede andar usted investigando en la escena de un crimen sin avisar a jefatura antes de adentrarse en la guarida, y mucho menos dejar en su coche su teléfono ¿o no llevo razón? , pues claro que la llevo, mujer. Ande, tome asiento.-indicó, el inspector.- Y usted Fabricio, tráigale algo donde pueda apoyar la pierna.

A las ocho menos diez minutos, llegaban a jefatura los hermanos Creus junto a los abogados de la empresa, los señores Sañudo y Feijó. Dos laureados miembros de la abogacía que durante décadas habían salvaguardado los intereses empresariales, personales y económicos de Cretovall SL.

- ¿Y el señor Torrent? –preguntó en la antesala de interrogatorios, Fabricio.-
- Debe estar al llegar, al parecer quiso pasarse por casa del difunto Barrufet para presentarles nuestras disculpas a su viuda.-contestó el mayor de los hermanos.-
- Bien, esperemos a que llegue y enseguida los hago pasar.-contestó, el italiano.-
- Disculpe joven.-dijo, Sañudo, frenando a Fabricio.- Espero que esto no se trate más que de un puro trámite…
- Usted haga el favor de callarse y de no empezar con las argucias de su oficio, porque aún puede que se queden en la calle esperando a que tome declaración a sus representados.-indicó, Romeo, desde la puerta al oír la apreciación del letrado.-

Al poco, llegó Jacobo Torrent, sudoroso y con la cara desencajada…”

mari dijo...

La cara desencajada???? ¿por que??
cuenta por favor!!!!!

Un bacio.

apm dijo...

Asi que ya están todos... y llega Jacobo Torrent sudoroso, y con la cara desencajada... uyuyuy ahí hay tomate !vamos que si hay!, que cante Torrent, que cante, que cante.

Un besote maestro, por supuesto, de los gordos

salmorelli dijo...

“CAPITULO Nº 33


…Achacando su retraso al tráfico, Torrent, se sentó junto a sus socios y abogados en torno a la mesa de reuniones de la jefatura. Antes de tomar la palabra Romeu, Fabricio le acercó un sobre que habían hecho llegar los de la policía científica.

Sin mucha prisa repasó aquellos documentos ante la expectante mirada del resto. En ellos se encontró nuevos datos que podrían poner el caso en su recta final. Al detalle de la autopsia realizada a Encarna Vall, se adjuntaba informes muy clarificadores de la red colombiana y un aviso de la policía francesa que pedía ayuda para encontrar a un desaparecido en la ciudad parisina.

- Bien, bien, bien. Disculpen ustedes, pero el trabajo es el trabajo.-explicó, cruzando sus manos el inspector.- Fabricio, por favor, encienda la calefacción, parece que hace frío hoy.
- ¿Frío, inspector? –preguntó extrañado el agente.-
- Haga lo que le digo hombre…-murmuró entre dientes.-

Transcurridos solo unos minutos y tras hacer un breve resumen de los hechos acaecidos hasta el momento, los asistentes a la citación comenzaron a sudar de lo lindo.

- Disculpe, inspector, ¿le parece bien apagar un poco la calefacción? –Preguntó uno de los letrados aflojando el nudo de su corbata.-
- Sí, claro, será que tengo el cuerpo algo cortado. Por favor, Fabricio, apáguela.-ordenó, mientras éste movía su cabeza contrariado.-

Romeu, a continuación dio consignas precisas de que el cerco a los asesinos se estaba cerrando y de que las muertes del señor Barrufet y la señorita Vall, no quedaría impunes. De la misma manera explicó que toda aquella historia de la fantástica máquina llevaría a la empresa y a ellos mismos ante un juez. Los abogados, intervinieron acogiendo a sus representados en la presunción de inocencia y dando muestras de querer colaborar ante aquella estafa a la había sido sometida Cretovall.

- Señores abogados, cuesta creer que sus representados estuvieran ajenos a lo que se cocía detrás de ese encargo de la farmacéutica, pero si es así se podrá demostrar en un juicio.-contestó, Romeu.- pero por otra parte tengo la corazonada de que les será difícil demostrar su inocencia.-añadió.-
- Bien, es su opinión. Mientras tanto si usted no los permite y al no haber acusación formal contra ellos, le solicito que dé por concluida esta vista.-dijo el más veterano de los abogados.-
- Eso me temo que es complicado…
- ¿Cómo dice?
- Lo que está oyendo letrado, de momento tengo el poder para arrestarlos a todos durante cuarenta y ocho horas…-dijo puesto en pie Romeu, ante la sorpresa de Fabricio y el resto de convocados.- Después, seguiremos los plazos según marca el propio curso de la ley.
- ¡Esto es un atropello! –gritó, Jacobo Torrent.-
- Puede ser señor, pero este atropello, como usted indica, se ha llevado por delante la vida de cuatro personas. Así que por su propia seguridad haría bien en permanecer en nuestros calabozos el tiempo que estimemos conveniente.-contestó, Romeu.-
- ¡Esto no puede quedar así! –exclamó, Jordi Creus.-
- Parece ser que sí, señor Creus. Fabricio, ordene a los compañeros que acerquen a los detenidos a los calabozos y que los encierren por separados.-indicó, el inspector.- Y ustedes –dijo en referencia a los abogados.- muchas gracias por su visita, ya estaremos en contacto…”

salmorelli dijo...

“CAPITULO Nº 34


… Cristina, que permaneció atenta a aquella singular entrevista desde la habitación contigua, no consiguió asociar ninguna de las voces a la escuchada en su encierro dentro de la empresa.

- No se preocupe, Ramírez, quédese aquí descansando mientras Fabricio y yo hacemos una gestión.-indicó, Romeu.-
- ¿Dónde van? ¿Qué se trae entre manos, inspector? –preguntó la policía intrigada.-
- Mire agente.-dijo el inspector acercando la fotografía del desaparecido que había enviado la policía francesa.-
- ¡Dios mío!
- Suerte la suya que ha podido exclamar su pensamiento Cristina, yo tuve que morder mi lengua para no alertar a los detenidos.
- ¿Entonces?
- Entonces, de momento Fabricio y un servidor se van de entierro.-contestó, Romeu.-
- ¿Puedo ir con ustedes? –preguntó desconcertada Cristina, ante el gesto de contradicción del inspector al mirar hacia la silla de ruedas en la que estaba sentada.- Mejor me quedo aquí, ¿verdad?
- Pues sí, será mucho mejor. No se preocupe que la mantendremos informada, y sobre todo no deje que esos mequetrefes de abogados se acerquen por aquí y que los detenidos tengan contacto alguno con nadie.
- No se preocupe, inspector.
- Vamos, Fabricio, te iré informando de camino al cementerio.-indicó el inspector tomando su chaqueta.- Cristina, indique al grupo especial que ya acordonando con sigilo el camposanto.


Cristina, al quedarse sola en el despacho de Romeu, revisó el sobre que había caído en manos de su jefe instantes antes y comenzó a descubrir cual podría ser su estrategia ante el caso en aquellos momentos. No obstante empezaba a obcecarse con la maldita voz que había mandado a matarla en Cretovall y decidió bajar a los calabozos en busca de hallar respuestas…”

mari dijo...

AAAAAAAAAAAAAAAAH!!!!!ROMEU ES SUPER ASTUTO,Y CREO QUE CON ESA FOTO INTENTA AVERIGUAR MIS PROPIAS SOSPECHAS, JAJAJAJ ESTO ESTA SUPER EMOCIONANTE,LO PASO GENIAL....CRISTINA QUE TENGA CUIDADITO,EL PEQUEÑO DE LOS CREUS NO ME DA NINGUNA COMFIANZA.

UN BACIO

(PROGRESAS ADECUADAMENTE)

apm dijo...

Bueno, bueno... ahora tenemos una foto, una voz y un entierro !menuda conjugación de elementos!, de momento, si ni Cristina sabe todavía quien es el asesino !imaginate menda!, pero, ya van saliendo los hilos, seguro que en el entierro salen más.

Un besote, maestro, como siempre, supergordísimo

sueños dijo...

Mi embriagador amigo. Intrigantes últimos episodios en los que aún mantiene el suspense de la historia, no obstante quisiera conocer las opiniones del resto de contertulios acerca de que si su proximo relato debería volver a las aventuras de sus personajes de historias pasadas.

mari dijo...

Hola sueños,¿sabias que te daria mi opinión verdad?...pero me gustaria que me digeras que es lo que notas enfalta en este relato,por que por tu comentario deduzco que este relato te gusta pero prefieres las intrigas y misterios de relatos anteriores...me gustaria que me dieras tu opinión mas sincera...para mi gusto te tengo que decir que este relato me gusta bastante y mas los capitulos finales que guardan mucha intriga,pero si te soy sincera,me gustan mucho mas los relatos donde sale mi personage predilecto SALMORELLI o incluso cuando tiene que intervenir "LA FAMILIA",y como no sus romances son geniales...Sueños espero tu respuesta,GRACIAS Y UN BESO MUY FUERTE!!!!

Mary.

Celia Rivera Gutierrez dijo...

Esta novela o relato o como le quieran llamar, es muy buena, pero me parece más casera que las otras, cada una tiene su atractivo especial. y siempre estoy esperando el capitulo que sigue

Saludos a todos

salmorelli dijo...

“CAPITULO N º 35


… Los pasillos de la planta baja de la nueva jefatura, que llevaban a los calabozos aún no estaban terminados. Sus paredes, continuaban en bruto y el hormigón grisáceo rezumaba la humedad de aquél jugar al encontrarse muy por debajo del nivel de la calle. Cuándo el ascensor se detuvo en aquella planta, Cristina, tuvo dificultad en salir de el con la silla de ruedas, pero con la ayuda del vigilante consiguió llegar hasta el puesto de vigilancia donde las cámaras controlaban todas y cada unas de las celdas.

Desde allí comenzó a observar los movimientos de los sospechosos. Jacobo Torrent, permanecía acostado en el camastro mirando a las musarañas, Jordi Creus, parecía estar nervioso y sentado en el catre con ambas manos sobre su cabeza y al fondo del pasillo, ocupando el último de los seis calabozos, saltando los ocupados por tres delincuentes comunes se encontraba el menor de los hermanos Creus. Lluis, no dejaba de dar paseos de una pared a otra de la celda.

La agente Ramírez, necesitaba oírlos hablar de nuevo para confirmar si de uno de ellos era esa maldita voz que había firmado su sentencia de muerte ante los extranjeros, pero se encontraba perdida a la hora de encontrar un método que al final no resultara irascible para el inspector Romeu. Fija en los movimientos de aquellos hombres, decidió por fin recorrer el pasillo para observarlos de cerca.

- No se preocupe, agente, ya me las avío yo.-indicó al centinela, que hizo el ademán de ayudarla a salir de la garita.-

Poco a poco se acercó a la celda de Torrent, pero éste rápidamente le indicó que lo dejase en paz porque no estaba dispuesto a hablar con ella sin estar delante sus abogados. Al llegar a la celda de Jordi Creus, lo encontró completamente abatido.

- Señor Creus, solo vengo a ver como se encuentra.-dijo, Cristina, pegada a los barrotes.-
- ¿Y cómo quiere que me encuentre? , si viene a sacarme de aquí, bien, pero de lo contrario haga el favor de dejarme en paz.-contestó, el directivo, volviendo a taparse la cara con sus manos.-

Continuando su particular paseo hasta llegar al calabozo de Lluis Creus, la policía, tuvo que aguantar las barbaridades que los otros presos le dispensaban al pasar frente a ellos.

- ¡Eh, putita! ¿Quieres entrar?
- ¡Mira lo que tengo aquí para ti, zorra!

Pasando de largo y sin querer entrar en discusiones alcanzó por fin el cancel que encerraba al menor de los hermanos.

- Lluis, ¿te encuentras bien?
- ¿Usted que cree?
- ¿Te apetece un café? –volvió a preguntar, Cristina, sin reconocer tampoco su voz.-
- No, no quiero nada. ¿Se sabe cuando podremos salir de esta pocilga?
- Aún no, Lluis…
- Entonces, déjeme se lo pido por favor.-contestó, el menor de los Creus, dándole la espalda a la policía.-

En ese preciso momento, descubrió la policía la estrategia de Romeu en la sala de interrogatorios.

- ¡Claro! –pensó, al contemplar a Lluis, en mangas de camisa vuelto de espaldas.-

Su camisa, estaba completamente ensangrentada. Romeu, sabía que en las uñas de Encarna Vall, se habían hallado restos de piel de su posible asesino, y si no era apreciable en el rostro de alguno de ellos las heridas podrían encontrarse algo más ocultas. Hacerlos sudar podría hacer destilar sangre al tejido de la camisa. Debía correr a telefonearlo para ponerlo al corriente…”

mari dijo...

GENIAL GENIAL GENIAL!!!!!! EL DETALLE DE LA CAMISA ES BUENISIMO...MAESTRO CON POQUITO HACES MARAVILLAS.

UN BACIO!!!!!

sueños dijo...

Era de esperar la inmediata respuesta de la señora presidenta, pero quizás me han mal interpretado el comentario tanto usted como otros contertulios. Claro que me gusta este relato policial también, pero lo que quiero decir es que los anteriores, y estoy de acuerdo con Celia, tienen otra cosa que los hacen diferente.

apm dijo...

Salmorelli, aqui tiene que haber más de un asesino, porque a ver, Lluis Creus es el asesino de Encarna... que será un crimen pasional, supongo, porque si no ¿para que tiene que asesinar a Encarna?, pero aún así, no tiene mucho que ver con el crimen de Ramón, y, suponiendo que lo sea (el asesino)... no creo que también sea el de los dos policias, y además, tampoco resulta ser el dueño de la voz que oyó Cristina. A los polis, los pueden haber matado los narcos, pero ¿quien es el de la voz?.
Ay que intriga por diossss

Un besote gordísimo, maestro

mari dijo...

Sueños, relajate!!!!que yo no he mal interpretado nada,solo queria que me dijeses el por que de tu pregunta,nada mas....Sueños el blog en agosto cumplio un año,asi que toca cambio de presidenta...¿quieres el puesto?

Un beso

salmorelli dijo...

“CAPITULO Nº 36


…- ¡Agente! – Gritó, lluis Creus desde su celda.-

Cristina, retrocediendo por el pasillo al oírlo, llegó de nuevo hasta él.

- No puedo más.-dijo el menor de los Creus, derrumbándose puesto de rodillas en su celda.- ¡Yo la quería! –se lamentaba sollozando.-

Cristina, intentó tranquilizarlo y ordenó al vigilante que subieran al detenido a la sala de interrogatorios para tomarle declaración.

- Beba un poco de agua Lluis.-le indicó la agente Ramírez, sentándose frente a él.-
- ¡Lo siento! ¡lo siento!
- Tranquilo, Lluis, dígame ¿qué sucedió? –preguntó, Cristina, conectando la grabadora.-
- Encarna, era el amor de mi vida…Desde muy jóvenes comencé a quererla de manera brutal -comenzó a explicar con lágrimas en sus ojos.- Yo la admiraba y aunque comprendía que era demasiado mujer para mí me resistía a tirar la toalla para lograr ser correspondido. Sufrí durante años como flirteaba y mantenía una relación con Torrent y algunos de los clientes de la empresa, pero cada vez deseaba más que de una vez por todas se fijara en mí…
- Bien, ¿quiere un cigarrillo? – dijo, Cristina, acercándole el paquete.-
- Gracias…
- Continúe, ¿qué le hizo llegar hasta el punto de matarla?
- Una vez…, después de celebrar una junta, hace ya unos meses… me pidió que la acompañase a casa… Ella, sabía de sobra que yo bebía los vientos por estar junto a ella. Me invitó a subir y tras tomar una copas se desnudó y me dijo que la tomara. Llevado por la pasión de aquél momento, me insinuó la posibilidad de que si seguía sus pasos podríamos terminar juntos para siempre y yo la creí… Desde ese día desvié, sin que mi hermano y Jacobo se enterasen, varias operaciones hacia un número de cuenta que ella me indicó, pero pasaban los días y ella me esquivaba en la empresa… la llamaba por teléfono y siempre con evasivas me decía que no nos debían ver juntos, y de nuevo la creí.-explicó, Lluis, parando para beber agua.- Hasta que hace dos días me acerqué a su despacho y sorprendí a su secretaria escuchando por el interfono…
- ¿Y qué escuchó? –preguntó , Cristina.-
- Como si fuese una zorra, se estaba tirando a uno de nuestros empleados… Sus lamentos de placer rompieron mi corazón. Reprendí a la secretaria y esperé a que saliese para pedirle explicaciones. Discutimos en el pasillo y ella reía y reía sin parar… la empujé hasta los servicios y allí me pidió que le hiciera el amor, pero yo seguía enfadado y no comprendía su comportamiento. Yo la quería demasiado para consentir verla actuar como una fulana. Me dijo que ella estaba enamorada de mí, pero que a veces para encontrar la felicidad había que dejar cosas por el camino… Continúo provocándome y consiguió que me echará sobre ella para poseerla, parecía como loca… me arañaba y mordía como poseída. Al terminar le volví a confesar mi amor hacia ella y fue entonces cuando comenzó a burlarse de nuevo de mí… me dijo que le daba asco y que me había utilizado a su antojo. Me dijo que ella de quién estaba enamorada era de Torrent… perdí los nervios y apreté su cuello como fuera de mí. Ella continuaba riéndose y riéndose destrozándome por dentro… Y el resto ya es parte de un vano recuerdo en el que me ensañé con ella hasta quitarle la vida…
- Bien, Lluis, tranquilícese…”

mari dijo...

Wau!!! una confesión desgarradora,MAESTRO, si no fuese por que lo estoy lellendo y se que forma parte de uno de tus relatos creeria que esta pasando de verdad, tus letras rozan la realidad...GENIAL!!!!

Un bacio

salmorelli dijo...

“CAPITULO Nº 37


… Una lluvia fina y helada caía de manera intermitente sobre el cementerio de la ciudad mientras se daba sepultura al cuerpo de Ramón Barrufet. Su viuda y familiares, arropados por casi la totalidad de compañeros de Cretovall, daban su último adiós al ingeniero atendiendo con tristeza al responso del sacerdote.

Romeu y Fabricio, conectados con los agentes de paisano que acordonaban el sagrado recinto, permanecían expectantes al acto en busca de hallar al asesino. Dos calles por detrás al lugar donde se estaba celebrando el sepelio, se vislumbraba la figura de un individuo con gabardina al que apenas se le veía el rostro.

El inspector, hizo indicaciones a los agentes de aquél sospechoso y evitó dar un movimiento en falso que los pudiera delatar. Al poco, otros dos hombres se acercaban hasta el desconocido pareciendo convencerlo de que abandonase el camposanto.

- Fabricio, es él.
- ¿Está seguro, inspector?
- No hay duda, es él.

A continuación los hombres de Romeu se echaron sobre ellos, comenzando un forcejeo y un alboroto que llamó la atención de todos los presentes al entierro. Los dos individuos sacaron sus armas e iniciaron un tiroteo con los policías, mientras que el hombre de la gabardina comenzó a huir a toda carrera sorteando las tumbas. Romeu y el italiano, corriendo en direcciones contrarias intentaban evitar su huída hasta que a su paso por entre los familiares del difunto, Alfredo Villazán, se abalanzó sobre él derribándolo sobre una lápida.

- ¡Dios, Barrufet! –exclamó horrorizado, Alfredo.-

Recuperando el aliento, Romeu y Fabricio, llegaron hasta ellos y el italiano con rapidez consiguió esposarlo. La esposa de Barrufet, gritó, desmayándose a continuación. Al tiempo que los extranjeros eran abatidos por la policía y el inspector recibía la llamada de Cristina Ramírez, para informarlo del testimonio de Lluis Creus…”

mari dijo...

Sin duda alguna SORPRENDENTE,aveces creo que me lees el pensamiento y esque no podia ser otro el de la gabardina...¿recuerdas que repase tus capitulos anteriores?...creo que tengo que cambiar de opinion,este relato no me gusta bastante,creo que me gusta mucho,es otro tipo de intriga y emoción, pero como he dicho en el comentario anterior rozas la realidad.GRACIAS!!!! por estos ratitos que me regalas hoy.

¿se acerca el final?

Un bacio GRACIAS!!!!!

salmorelli dijo...

“CAPITULO Nº 38


…La confesión de Ramón Barrufet, conmocionó al grupo de investigadores cuando puso al descubierto sobre la mesa todas sus argucias y falta de escrúpulos para llegar hasta donde había llegado por simple y pura avaricia.

Gemelos univitelinos, esa es la razón por la que Barrufet salió airoso de la muerte de su propio hermano y pudo llegar asistir inexplicablemente a su propio entierro. Esta remota y rocambolesca posibilidad, que convierte a dos seres humanos en clones de manera natural al compartir un mismo adn, sirvió para encubrir el asesinato de un hermano con el que hacía años que no se trataba y con el que había peleado por motivos de herencia al llegar desde Francia, para ultimar unos documentos.

Desde que consiguió robar los documentos de la patente de la maquinaria y reunir los planos que por separados habían diseñados tanto el como Villazán y cansado de contemplar como sus jefes se forraban a costa de ellos, planeó llegar hasta el final costase lo que le costase. Sin demasiado esfuerzo por parte de los policías, confesó haber pinchado todos los teléfonos de sus jefes hasta que durante muchas horas de conversaciones grabadas, consiguió descubrir y contactar con la empresa fantasma que realizó el encargo de la máquina a Cretovall. Con ellos negoció, a la baja, la entrega y venta de todos los documentos, sin que la presencia de testigos en todo momento lo pudiese relacionar con su propio asesinato. ¿Dejar restos de adn idénticos en otro cuerpo lo inculparía más bien poco? , por este motivo el cuerpo encontrado en el puerto parecía esconder un crimen perfecto. Pero el rotativo de desaparecidos de la Interpool, y el aviso de la propia policía francesa puso al descubierto el singular parentesco de los hermanos. Además, y aunque poco sirviese en esos momentos, Cristina, reconoció su voz como la del indeseado que la mantuvo encerrada y que mando a matar a los policías que vigilaban la empresa e incluso a ella misma.

Por lo tanto y tras concluir con los interrogatorios, el inspector Romeu, de nuevo en tiempo record había resuelto junto a su equipo un caso delicado y variopinto por el que recogió un nuevo reconocimiento por parte del Ministerio del Interior. Dos asesinos. Lluis Creus, envuelto en un crimen pasional en el que los celos llegaron a cegarlo hasta terminar con la vida de Encarna Vall, y por otra parte el ingeniero Ramón Barrufet, que terminó con la vida de su propio hermano y mandó matar a dos policías y hubiese seguido quitando del medio a todo aquél que le estorbase, por conseguir la meta de comenzar una nueva vida enterrado en dinero y diferentes metas…”

salmorelli dijo...

“CAPITULO Nº 39 Y ÚLTIMO


Pero, por otra parte se consiguió desmantelar la red de tráfico de droga que había desencadenado todos aquellos acontecimientos, interfiriendo en vida comercial de la empresa tarraconense. En definitiva un nuevo éxito del equipo del inspector Romeu, que comenzaba a definirse como uno de los aspirantes a la jefatura de la policía europea especializada en resolver los casos que rebosaban en las estanterías sin que nunca antes nadie lo pudiese haber resuelto.

- Inspector, ¿porqué a última hora cometió Barrufet, el error de dejarse ver?-preguntó, Cristina.-
- Muy fácil, agente, el caso de los hermanos Barrufet, es de uno entre cien millones. ¿cree, acaso que no es morboso para un ser humano poder asistir a su propio entierro y contemplarlo apaciblemente sabiendo que comenzaría una nueva vida enterrado en millones? – contestó irónicamente, Romeu.- Era del todo previsible, porque además no contaba con que la noticia de la desaparición de su hermano nos iba a llegar tan pronto. Esa era su cuartada y con un poco más de tiempo habría conseguido suplantar a su hermano sin que nadie lo descubriese jamás.
- Gracias, inspector, por mantenerme en su equipo.-dijo, Cristina.- y perdóneme de nuevo por mi intromisión en esa empresa sin el pertinente permiso o por no haber tomado las debidas precauciones.
- Ya eso pasó, Cristina, piense que de todas formas. Gracias a ese movimiento en falso, que pudo haberle costado la vida, conseguimos desmadejar casi todo el caso…-aclaró, Romeu.- En fin… ¿Sigue en pie esa cena que tenemos pendiente?
- Ahí, lo siento, inspector, resulta que ya he aceptado la invitación de Fabricio y…
- No se preocupe, la paciencia debe ser una de las principales virtudes del policía…-contestó.- Así que por este motivo no debo preocuparme. Tarde o temprano la cogeré en un renuncio y no tendrá mas cojones que aceptar mi invitación.-añadió bromeando.-
- ¡Inspector! , un caso de homicidio múltiple en una terminal de tren abandonada.-dijo, Fabricio, entrando de repente en su despacho.-
- Ve, Cristina, ni con él ni conmigo, ya tenemos de nuevo cosas más importantes a las que atender…”

Celia Rivera Gutierrez dijo...

Dime acaso estudiaste criminologioa para llevar tan bién este caso?

Gracias me ha gustado.

Saludos y felicidads por tu novela

Celia

mari dijo...

OK!!!!! plas,plas,plas(aplausos)GENIAL!!!!!! Una vez mas he disfrutado de tú relato,como esperaba, el final no me deja indiferente y esque con tú MAESTRIA es imposible quedar de otra manera... y ahora que????espero que no tardes mucho en regalarnos otro de tus relatos,pero como dice Romeu...

NO TE PREOCUPES,LA PACIENCIA TIENE QUE SER UNA DE LAS MEJORES VIRTUDES DE TUS LECTORES...(virtud muy dificil de cumplir en mi)

GRACIAS,UN BACIO!!!!!!

salmorelli dijo...

Gracias a todos por seguir fielmente el transcurrir de esta nueva historia que ha terminado. Espero que os enganchéis también al nuevo relato.

mari dijo...

MAESTRO, ¿LO DUDAS?

apm dijo...

Vaya, si que ha dado un vuelco completo el caso en los tres últimos capítulos... la verdad es que no me esperaba el final !estupendísimo!, un doble asesinato uno por celos y el otro por el vil metal pero con suplantación de personalidad de gemelos de por medio... !genial!, !que bueno!... y, el siguiente relato ya está ahí, así que a seguir disfrutando de tus letras, maestro

Un besote, como supondras, de los gordos

annasunn dijo...

Helaíta me he quedaó! Pero que final por Dios!
Sé que he llegado tarde a leerlo pero bueno,como siempre me dejas atónita con tus sorprendentes desenlaces.
Enhorabuena,este relato es otra joyita de tu colección.
Muchos besitos,te sigo en tu nuevo relato.