martes, 16 de septiembre de 2008

CAMPEANDO EN MIS RECUERDOS

Dicen que los recuerdos campean por nuestras mentes de manera perenne. Que no lo son, los que de manera olvidadiza se escurren en el pasado de nuestras vidas. Pero ¿que tipo de añoranzas son los que te arrastran a un sin fin de encadenadas sensaciones?. Son las capaces de marcar nuestro devenir en un continuo remanso de paz que anhela revivir todos esos momentos a todas las horas de día. Por este motivo, tu olor y presencia perduran en mis sentidos. El tacto de tus manos me protege de lo escabroso de la vida y tus consejos y directrices son el catecismo de mi religión. Por mucho que diga la gente que las heridas las cura el tiempo, las que injustamente causaron tu marcha no hay quien la cierre ni quien las sane. Pero, también te digo que aunque haya pasado una quincena de años sigues campeando en mis recuerdos y te siento vivo papa.

5 comentarios:

mari dijo...

Donde esta tu papa tambien hay grandes genios y seguro que estara comentando entre cafe y cafe,¡¡que bonito escribe mi hijo!!,y los grandes genios contestaran,cierto puedes estar muy orgulloso.

Con tus recuerdos me haces llorar.

Inma dijo...

Papá desde el cielo seguro que está orgulloso de ti, no solo por lo bonito que escribes sino por la bella persona que eres. Sé que el te va a ayudar a seguir fuerte y con templanza el camino de tú vida. Y no olvides que aquí me tienes a mi también para ayudarte a vivir. Besos

salmorelli dijo...

Claro que sé que puedo contar contigo. Eso nos lo enseñó él como norma básica en nuestro día a día. recuerda que decía: vuestros hermanos tienen que estar siempre antes que la gente de la calle. Y aunque por nuestros trabajos y diferentes vidas nos encontramos un poco más separados, los cinco sabemos que hay que estar juntos cuando nos necesitemos. Y no te quepa la menor duda de que el viejo nos mira de vez en cuando desde el cielo con su cigarro en la mano. Ole sus cojones.

annasunn dijo...

Me ha encantado,vuelves a mostrar tu sensibilidad ante las cosas más sencillas de la vida.Yo tambien lo siento a él en el día a día junto a mi.Pero sé que aqui en la tierra me ha dejado a cuatro hombros en los que apoyarme cuando me cueste andar por esta vida.Quiero que sepas,que tú tambien tienes aqui mi hombro para cuando lo necesites,siempre caminaré a tú lado.

salmorelli dijo...

Claro que se que puedo contar contigo también. Muchas veces los mas chicos o las mas chicas de cada casa paracen que estan á la cola para contar con ellos ante cualquier problema.Y esto es un error, porque cuando se es pequeño se aprende muchisimo de los mayores de la familia. Si eres el primogenito, solo aprendes de tus padres porque ignoras a los que te siguen. Entonces nos encontramos con que los benjamines han tenido todo el tiempo del mundo para aprender de un número mayor de personas. En este caso tu tienes seis por encima y espero que hayas absorbido lo mejor de cada uno y sobre todo del figura de la casa. Un beso enana y cuidate porque ya tienes a dos aprendiendo de tí.